Obispo de Corea del Sur: «En varias diócesis comenzamos a celebrar la Misa con los fieles, tomando las debidas precauciones»

El obispo de Daejeon, Lazzaro You Heung-sik, afirmó que "en este tiempo de prueba, en la comunidad católica" hubo "una fuerte comunión espiritual, mientras que la ayuda de los medios y las redes sociales fue útil para mantener el contacto directo con los fieles". 

Corea del Sur Misa
Foto: Asia News.

El obispo de Daejeon, Lazzaro You Heung-sik, precisó que en varias diócesis comenzaron a «celebrar la Santa Misa con los fieles, tomando las debidas precauciones», después de que en las últimas semanas el gobierno de Corea del Sur comenzó a levantar de forma gradual el confinamiento social y bloqueo económico impuesto para hacer frente al coronavirus. Tras resultados alentadores, realizarán, por ejemplo, la reapertura de escuelas. El país se encuentra entre las naciones que, en la lucha contra COVID-19, adoptó con éxito el modelo de las 3 ‘T’: Test de masas; Trazado y seguimiento de los contactos personales; Tratamiento personal de aislamiento o cuarentena individualizada.

«Las actividades pastorales y caritativas se reanudaron, siempre con la necesaria prudencia y atención. Es un gran momento de alegría espiritual y de gran esperanza para nuestras comunidades», explicó. «En este tiempo de prueba, en la comunidad católica sentimos una fuerte comunión espiritual, mientras que la ayuda de los medios y las redes sociales fue útil para mantener el contacto directo con los fieles», aseguró, al sostener que la Iglesia en Corea del Sur «con un gran sentido de responsabilidad, siguió escrupulosamente las disposiciones emitidas por el gobierno para contener el virus», tras comunicar sobre la reanudación de la Misa. Destacó que mostraron «corresponsabilidad y amplia colaboración con las autoridades civiles, para proteger y promover el bien común en la nación, al mismo tiempo que se lanzaban numerosas iniciativas de caridad».

Recordó que el bicentenario del nacimiento de San Kim Taegon, primer sacerdote y mártir coreano, que comenzará en noviembre de 2020 y dará inicio a un Año Jubilar en 2021. «Es una oportunidad preciosa para comprender la voluntad de Dios para la Iglesia y para toda la nación coreana en el futuro cercano, en la post pandemia, que no puede ser lo mismo que en el pasado: será un momento especial para la conversión a Dios, para buscar nuevas formas y nuevos paradigmas a nivel político, social y económico, para toda la humanidad. El Señor nos desafía a cambiar, depende de todos nosotros escuchar su Palabra», reflexionó You Heung-sik.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre