Misioneros monfortianos envían ayuda a estructuras sanitarias para pacientes de COVID-19 en Malaui

Los misioneros monfortianos enviaron equipos de oxígeno, monitores de pacientes, medidores de flujo de oxígeno, medidores de glucosa, nebulizadores, camas de cuidados intensivos, concentradores de oxígeno, cilindros de oxígeno con gas, batas médicas, mascarillas N95, camas regulables.

Misioneros monfortianos ayuda COVID-19

Misioneros monfortianos envían ayuda humanitaria —donada por su región holandesa— a estructuras sanitarias para pacientes de COVID-19 en Malaui, tras la solicitud del arzobispo de Blantyre y presidente de la Conferencia Episcopal, Thomas Luke Msusa, para poder hacer frente a la pandemia en el país de África Oriental. Entre las ayudas se encuentran equipos de oxígeno, monitores de pacientes, medidores de flujo de oxígeno, medidores de glucosa, nebulizadores, camas de cuidados intensivos, concentradores de oxígeno, cilindros de oxígeno con gas, batas médicas, mascarillas N95, camas regulables. Al día de hoy, Malaui registra más 30.000 infectados y más de 1000 fallecidos por coronavirus.

«Como Iglesia, no podíamos dejar al gobierno solo ante el sufrimiento de las personas confinadas en sus hogares y con los hospitales congestionados, sino unirnos para ayudar a los que padecen por el COVID-19″, indicó el vicario general del arzobispado de Blantyre, Boniface Tamanimì. «Puede que no tengamos los recursos, pero lo importante es hacer nuestro mejor esfuerzo y agradecer a todo aquel que tenga la capacidad de ayudarnos a llegar a muchas otras personas que sufren silenciosamente en sus casas», afirmó, al mencionar a «los muchos pacientes que son enviados a casa desde los hospitales porque el personal de salud está abrumado por la gran cantidad de casos a tratar».

El presidente de la Junta de Gobierno del hospital de la misión de San Jose Nguludi, Fabiano Makolija, agradeció y destacó la puntualidad de la ayuda. «Hacen falta equipos para pacientes con COVID-19 que necesitan cuidados especiales. Perdimos a algunas personas que padecían de COVID-19 debido a la falta de equipos adecuados, por lo que creemos que este equipo nos ayudará a tratar mejor a los pacientes con COVID-19 y salvar vidas», aseguró. El arzobispado de Blantyre estableció el Nguludi Mission Hospital como un centro de atención para sacerdotes, religiosas y laicos y cuenta con más de 4 sacerdotes, 5 religiosas y varias personas a su cargo, independientemente de su religión.

Puede interesarle: Carmelitas Descalzos donan respiradores a hospital de Malaui

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre