Miles procesionan en honor a Nuestra Señora del Monte Carmelo en Tierra Santa

La tradicional procesión en honor a Nuestra Señora del Monte Carmelo —llamada popularmente 'Taalat al-Adra', la 'Subida de la Virgen'— en Haifa, recorrió 2 kilómetros y medio desde la parroquia latina de San José hasta el monasterio carmelita de Stella Maris.

Miles de fieles procesionan en honor a Nuestra Señora del Monte Carmelo —llamada popularmente ‘Taalat al-Adra’, la ‘Subida de la Virgen’— en Haifa, Tierra Santa, el domingo 1 de mayo, al recorrer 2 kilómetros y medio desde la parroquia latina de San José hasta el monasterio carmelita de Stella Maris, mientras recitan oraciones y cantan himnos a la Virgen creyentes de todos los ritos. La tradicional procesión se celebró este año sin las restricciones debidas a la pandemia. La ciudad portuaria de Haifa se encuentra en la ladera del Monte Carmelo, desde donde se ve el mar Mediterráneo. Según las escrituras, el profeta Elías vivió allí y en este lugar nació la Orden Carmelita.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«En la época de la Primera Guerra Mundial los turcos habían dado a los padres carmelitas 3 horas para abandonar el monasterio del Monte Carmelo. Se fueron con sólo unos pocos documentos de archivo y la estatua de Nuestra Señora. Después de la guerra, en 1919, tuvo lugar la primera procesión para llevar la estatua de la Virgen de vuelta al monasterio, que también se vivió como un acto de acción de gracias», indicó el padre carmelita Mikhael Abdo, director nacional de las Obras Misionales Pontificias de Tierra Santa. El patriarca latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, dio la bienvenida a los miles de fieles que procesionan en honor a Nuestra Señora del Monte Carmelo y fueron al encuentro de la imagen de la Madre de Dios.

Pizzaballa destacó que «la Virgen, como todas las madres, logra reunir a toda la familia». «Es una de las pocas ocasiones en que toda la Iglesia en Tierra Santa, en Palestina, Jerusalén, Galilea, se reúne en Haifa, en el Carmelo, para celebrar a la Virgen. Estamos aquí ante todo para dar gracias, porque salimos de 2 años difíciles, retomamos las actividades de la Iglesia, y le encomendamos también el ministerio del nuevo obispo que ayer ordenamos y que servirá precisamente a esta pastoral, Rafic Nahra», precisó el patriarca, quien dio la bendición cuando finalizó la procesión en el santuario de Stella Maris.

Puede interesarle: Franciscanos recorren en Tierra Santa camino de discípulos de Emaús

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre