«La gente en Francia 6 años después no olvidó al padre Hamel»

El postulador de la causa de beatificación del sacerdote mártir, Paul Vigoroux, indicó que la devoción al padre Jacques Hamel, degollado en 2016 cuando celebraba Misa, «sigue manifestándose porque su figura habla a la gente contemporánea de un hombre que vivió con sencillez». «El padre Hamel muestra que nuestra vida, incluso la vida más sencilla, puede ser bella y grande con la presencia de Dios todos los días», aseguró.

El postulador de la causa de beatificación del sacerdote mártir, Paul Vigoroux, indicó que «la gente en Francia 6 años después no olvidó al padre Hamel», al referirse al presbítero anciano que fue degollado por islamistas el 26 de julio de 2016 cuando celebraba Misa en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray. En marzo pasado, un tribunal de Paris condenó con penas de prisión a los cómplices del asesinato del padre Jacques Hamel, tras ser declarados culpables de conspiración terrorista por el crimen reivindicado por el Estado Islámico. Actualmente, Hamel se encuentra en proceso de beatificación.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«La gente de Francia 6 años después no olvidó al padre Hamel. No hay una devoción pública como Iglesia, pero sí una devoción personal. Hace poco una parroquia del norte de Francia me pedía unas 80 estampas de la oración del padre Hamel, por ejemplo. La devoción sigue manifestándose, continúa, porque su figura habla a la gente contemporánea de un hombre que vivió con sencillez amando su vida cotidiana», aseguró. «En el proceso nos comunicaron algunos milagros de las curaciones de las que tenemos el testimonio de médicos. Sin duda hay elementos sobrenaturales que nos animan a seguir nuestro trabajo», explicó el postulador de la causa de beatificación.

Vigoroux precisó que «el padre Hamel no vivió una vida extraordinaria, sino que vivió su vida de sacerdote: casando, celebrando bautismos, acompañando a los enfermos, se encontraba con mucha gente». «Para él todo encuentro humano tenía que vivirlo con amor y con fe porque para él era un encuentro con Dios. El padre Hamel muestra que nuestra vida, incluso la vida más sencilla, puede ser bella y grande con la presencia de Dios todos los días», destacó.

Puede interesarle: Francia condena a cómplices del asesinato del padre Hamel

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre