LA FRATERNIDAD EN LA IGLESIA: EXPRESIÓN DE PREOCUPACIÓN DE UN OBISPO HACIA OTRO HERMANO OBISPO EN RELACION CON EL CAMINO SINODAL EN ALEMANIA (2).

Continuación de La fraternidad en la Iglesia: Expresión de preocupación de un obispo hacia otro hermano obispo.

Por Alejandro Antonio Zelaya.

El diálogo fraterno por parte del obispo polaco Mons. Gadecki, a través de una  Carta dirigida a su hermano en el episcopado alemán, Mons. Bätzing, constituye un acto de caridad y sincera fraternidad donde la verdad no se aparta de la caridad, ni tampoco ésta última de la primera.

En la Carta que transcribiéramos anteriormente, Mons. Gadecki habla de temas muy importantes que se relacionan con el Camino Sinodal en Alemania, llamándolos «tentaciones»:

    1. La tentación de buscar la Verdad fuera del Evangelio:

En fraterna preocupación, el obispo polaco advierte que muchas veces ha sucedido en la historia, el hecho de no haber sido fieles al Evangelio, por ejemplo: la creación de una Biblia, por ejemplo, la de Jefferson. Dicho presidente estadounidense afirma que los Evangelios contienen frases que son muy sabias y sublimes, que ciertamente vendrían directamente de Jesús, pero también frases que eran no importantes y triviales, que procedían de apóstoles incultos. De esa manera, él mismo, convencido de que tenía el criterio para distinguir una frase de otra, decidió crear un texto apócrifo moderno que, según su autor, sería mejor que el original.

    1. La tentación de creer en la infalibilidad de las ciencias sociales:

Actualmente una de las tentaciones de la Iglesia es comparar constantemente las enseñanzas de Jesús con los avances actuales de la psicología y las ciencias sociales.

Se trata de actualizarse y «modernizarse» sobre todo en el ámbito de la sexualidad. Pero no hay que olvidar que existe en la ciencia la posibilidad de que los conocimientos científicos a menudo cambian, a veces de forma drástica, por ejemplo, debido a los cambios de paradigma. Hay que recordar siempre que la ciencia sólo dispone de una fracción del conocimiento total posible y que el descubrimiento de errores y su análisis es muchas veces el motor del progreso científico.

Existen también «falacias ideológicas». Por ejemplo en el tema de la sexualidad se ha comprobado que el género no es una mera construcción social. Gadecki hace referencia al caso del niño, cuyo triste caso, tiró por abajo esta teoría de la construcción social del género. En Canadá entre los años ’90 y 2000, David Reimer, quien había nacido varón, fue sexualmente reasignado y convertido en mujer. El psicólogo John Money, que supervisó su caso y que consideró que la reasignación había sido exitosa, quiso dar por probado que la identidad de género se aprendía y que era algo meramente cultural. Sin embargo, el sexólogo Milton Diamond constató que David nunca se llegó a identificar con una mujer y que empezó a vivir como el hombre que era a la edad de 15 años. Con el tiempo David hizo público su caso para evitar prácticas similares en el futuro.

Mons. Gadecki hace referencia en este apartado también a que el proceso de desarrollo de la ciencia traspasa nuestra generación, y que habrá que estar preparados para que las generaciones futuras, dejen de lado nuestras actuales teorías científicas en psicología y ciencias sociales consideradas erróneamente «infalibles».

La cuestión es cómo debería responder la Iglesia al estado actual de la ciencia para no cometer un error parecido a lo acontecido con Galileo Galilei. Es un serio desafío intelectual al que hay que enfrentarse, teniendo en cuenta los sólidos logros de la ciencia, sin oponernos a la Revelación.

El padre Alejandro Antonio Zelaya es licenciado en Psicología y miembro del Equipo de Formación Permanente del Clero de la diócesis de Avellaneda-Lanús.

LA FRATERNIDAD EN LA IGLESIA: EXPRESIÓN DE PREOCUPACIÓN DE UN OBISPO HACIA OTRO HERMANO OBISPO EN RELACION CON EL CAMINO SINODAL EN ALEMANIA (2).

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre