Jóvenes de Chile continúan con reconstrucción de iglesias quemadas como «signo de esperanza»

Ana Paula, coordinadora de pastoral del Departamento Universitario Obrero y Campesino de la Universidad Católica, que forma parte del proyecto ‘Sursum corda’, explicó que con el apoyo de Ayuda a la Iglesia Necesitada y la iniciativa de reconstrucción siguen con las tareas en el templo de La Asunción, en Santiago de Chile. «Aunque existen estas situaciones de violencia, siempre hay personas que quieren ayudar», destacó.

Jóvenes de Chile continúan con la reconstrucción de iglesias quemadas como «signo de esperanza», tal como indicó recientemente Ana Paula, coordinadora de pastoral del Departamento Universitario Obrero y Campesino (DUOC) de la Universidad Católica, que forma parte del proyecto ‘Sursum corda’, en una entrevista que brindó al programa ‘Perseguidos pero no olvidados’ de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en la cadena de televisión española ‘Trece’. La iniciativa ‘Sursum corda’ reúne a estudiantes para ayudar en las labores de reconstrucción de las iglesias del país trasandino.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Ana Paula recordó la primera vez que entró en el templo de La Asunción, en Santiago de Chile, después de ser objeto del saqueo e incendio, tras cumplirse un año de la manifestaciones en las que destruyeron templos. El 18 de octubre de 2020, se produjeron protestas conocidas como ‘Estallido social’, en las que algunas de ellas hubo destrucción de diversos edificios entre ellos se calcula que unas 60 iglesias. «Para todos los que habíamos ido antes a esta iglesia era un lugar con mucha historia. Ver que estaba destruida, todo el techo estaba caído, todo quemado, con muchos escombros, daba mucha pena. Era como su casa, para tantas personas que acudían a este templo a rezar, a celebrar la Misa y tener sus reuniones», lamentó.

Explicó que actualmente con el apoyo de ACN y el proyecto de reconstrucción levantan nuevamente el templo destrozado. «Significa un tremendo signo de esperanza, porque aunque existen estas situaciones de violencia, siempre hay personas que quieren ayudar. Yo me quedo con las personas que están dispuestas a levantar algo que se ha caído, como es el caso de esta iglesia», precisó Ana Paula. Reiteró que en medio de los trabajos de limpieza y reconstrucción, los voluntarios rescataron muchos trozos de madera calcinados, páginas del Evangelio y retazos de los cuadros que decoraban las paredes de la iglesia para repararlos. «Con los trozos de madera quemada que si iban a tirar, se les ocurrió a varios alumnos hacer cruces. Y se decidió mandarle una al Papa Francisco como signo de esperanza a pesar de todo lo que pasó», afirmó Ana Paula, quien es parte de los jóvenes de Chile continúan con reconstrucción las iglesias quemadas hace un año.

Puede interesarle: Jóvenes ayudan a reconstruir la iglesia de la Asunción de Santiago de Chile, vandalizada y quemada

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre