Hombres armados asesinan a sacerdote que fundó centro de rehabilitación en Burkina Faso

El sacerdote Yaro Zerbo, que fundó un centro de reeducación juvenil en Burkina Faso, fue asesinado por hombres armados no identificados tras ser interceptado y ejecutado cuando salía de la localidad de Dédougou para realizar actividades pastorales en el área de Gassan, en la región Boucle du Mouhoun.

Hombres armados asesinan a sacerdote
Foto: AIP.

La diócesis de Dédougou confirmó que hombres armados no identificados asesinan al sacerdote Yaro Zerbo, de 67 años, que fundó un centro de rehabilitación para jóvenes en Burkina Faso, el lunes 2 de enero. Al presbítero lo interceptaron y ejecutaron cuando salía de la localidad de Dédougou para realizar actividades pastorales en el área de Gassan, en la región Boucle du Mouhoun, en el noroeste del país de África Occidental.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Los asesinos no identificados también se llevaron el vehículo del padre Yaro y a su chofer, que está desaparecido, tal como indicaron múltiples fuentes. «Me entristece profundamente anunciar la muerte del padre Jacques Yaro Zerbo, luego de un ataque de hombres armados no identificados en Soro. Que el Señor en su infinita misericordia acoja a su siervo en su descanso eterno», indicó el obispo local, Prosper Bonaventure Ky, el martes 3 de enero, después de que hombres armados asesinan al sacerdote.

El padre Yaro nació en 1956 en Malí y lo ordenaron sacerdote en 1986. Fundó un centro de reeducación juvenil en la región de Tougan, que más tarde tuvo que trasladar a Dédougou a causa de los atentados yihadistas. El difunto presbítero también estuvo a cargo de la comisión diocesana para abrir la causa de beatificación de Dii Alfred Diban, el primer catequista del país, fallecido en mayo de 1980 con más de 100 años.

Puede interesarle: Sacerdotes y religiosas son objetivo de islamistas en Burkina Faso.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre