Francisco: «El tiempo de privaciones permitió advertir la importancia de la divina liturgia para la vida de los cristianos»

El Pontífice ratificó que la Misa es una realidad irrenunciable para los cristianos. «Fue una espera dura y que causó sufrimiento, iluminada por el misterio de la Cruz del Señor y fecunda por las muchas obras de caridad, de amor fraterno y de servicio a las personas que más sufrieron las consecuencias de la emergencia sanitaria», aseguró.

Francisco: «El tiempo de privaciones permitió
Foto: Corpus Christi 2021.

Francisco consideró que «el tiempo de privaciones permitió advertir la importancia de la divina liturgia para la vida de los cristianos», en un mensaje enviado por el cardenal y secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, de parte del Papa a los participantes en la Semana Litúrgica Nacional de Italia, que comienza el lunes 23 de agosto. Ratificó que la Misa es una realidad irrenunciable para los cristianos y sostuvo que la suspensión de los servicios religiosos durante 2020, aunque fue una «triste experiencia, puso de manifiesto la bondad del camino recorrido desde el Concilio Vaticano II», en la senda trazada por la Sacrosanctum concilium.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El Pontífice recordó que «la reunión semanal en nombre del Señor, que desde los orígenes los cristianos consideraron una realidad irrenunciable e indisolublemente legada a su identidad, se interrumpió abruptamente durante la fase más aguda de la propagación de la pandemia». «Pero el amor por el Señor y la creatividad pastoral empujaron a los pastores y a los fieles laicos a expresar otras vías para nutrir la comunión de fe y de amor con el Señor y con los hermanos a la espera de poder regresar a la plenitud de las celebraciones eucarísticas con tranquilidad y seguridad», afirmó. «Fue una espera dura y que causó sufrimiento, iluminada por el misterio de la Cruz del Señor y fecunda por las muchas obras de caridad, de amor fraterno y de servicio a las personas que más sufrieron las consecuencias de la emergencia sanitaria», aseguró.

El Papa Francisco, que enfatizó que «el tiempo de privaciones permitió advertir la importancia de la divina liturgia para la vida de los cristianos», precisó, al referirse a Italia, que «la liturgia suspendida durante el largo período de confinamiento y la dificultad de retomarla a continuación confirmaron lo que ya se observaba en las asambleas dominicales de la península: un alarmante indicio en fase avanzada de cambio de época». Deseó que la Semana Litúrgica Nacional en ese país «pueda sugerir algunas líneas de pastoral litúrgica para ofrecer a las parroquias, para que el domingo, la asamblea eucarística, los ministros, el rito recuperen la centralidad en la fe y en la espiritualidad de los creyentes».

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre