Francisco conmemora a los 21 mártires de Libia

El Pontífice destacó que los 20 egipcios copto ortodoxos y un compañero de trabajo de Ghana, asesinados por el Estado Islámico en una playa no lejos de Sirte en 2015 "murieron diciendo: '¡Señor Jesús!', confesando el nombre de Jesús" mientras eran degollados. "Son nuestros santos, los santos de todos los cristianos, los santos de todas las denominaciones y tradiciones cristianas. Son los que blanquearon sus vidas en la sangre del Cordero, siendo parte del pueblo de Dios, el pueblo fiel de Dios", aseguró.

Francisco conmemora a los 21 mártires de Libia —20 egipcios coptos ortodoxos y un compañero de trabajo de Ghana— que fueron decapitados por el Estado Islámico en una playa no lejos de Sirte, en febrero de 2015. Recordó que «murieron diciendo: ‘¡Señor Jesús!’, confesando el nombre de Jesús» mientras eran degollados. «Recibieron el mayor regalo que un cristiano puede recibir: el testimonio de Jesucristo hasta dar la vida», aseguró el Papa, en su conmemoración personal de los mártires de Libia con un vídeo por la ‘Jornada de Mártires contemporáneos’, organizada por la diócesis copta ortodoxa de Londres con motivo del 6 aniversario de la masacre. La iniciativa se realizó en forma de ciberseminario a la que asistieron entre otros, el patriarca copto ortodoxo Tawadros II; el primado de la Iglesia anglicana y arzobispo de Canterbury, Justin Welby; y el cardenal y presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la unidad de los cristianos, Kurt Koch.

«Son nuestros santos, los santos de todos los cristianos, los santos de todas las denominaciones y tradiciones cristianas. Son los que blanquearon sus vidas en la sangre del Cordero, siendo parte del pueblo de Dios, el pueblo fiel de Dios», aseguró el Pontífice, al indicar que mantiene la memoria de aquel febrero de 2015 en su corazón. «Llevo en mi corazón, aquel febrero de 2015. Llevo en mi corazón aquel bautismo de sangre, estos 21 hombres bautizados cristianos con el agua y el Espíritu, y aquel día bautizados también con la sangre», sostuvo, al destacar la experiencia del martirio que alcanzó a los bautizados en el marco de su vida ordinaria. «Fueron a trabajar al extranjero para mantener a sus familias: hombres corrientes, padres de familia, hombres con la ilusión —el deseo— de tener hijos; hombres con la dignidad de trabajadores, que no sólo buscan tener pan en casa, sino llevarlo a casa con la dignidad del trabajo. Y esos hombres dieron testimonio de Jesucristo. Degollados por la brutalidad del Estado Islámico, murieron diciendo: ‘¡Señor Jesús!’, confesando el nombre de Jesús», enfatizó.

El Papa Francisco precisó que en la historia de los mártires de Libia la naturaleza y fuente del martirio en la experiencia cristiana se revela de manera luminosa. «Es verdad que se trata de una tragedia, que estas personas dejaron su vida en la playa; pero también es cierto que la playa fue bendecida por su sangre. Pero es aún más cierto que de su sencillez, de su fe sencilla pero coherente recibieron el mayor regalo que un cristiano puede recibir: el testimonio de Jesucristo hasta dar la vida», destacó, al sostener que la Iglesia nunca se lamentó de sus mártires, y siempre los celebró como aquellos que aplican los méritos de la pasión de Cristo a su propia generación. Dio las gracias «a Dios, nuestro Padre, por habernos dado a estos valerosos hermanos». «Doy gracias al Espíritu Santo por haberles dado la fuerza y la coherencia para llegar a la confesión de Jesucristo hasta la sangre. Doy gracias a los obispos, a los sacerdotes de la Iglesia hermana copta que les criaron, les enseñaron a crecer en la fe. Y doy gracias a las madres de esta gente, de estos veintiún hombres que los ‘amamantaron’ en la fe», indicó, tras confirmar su comunión espiritual con los obispos actuales y con todo el «santo pueblo fiel de Dios que con su sencillez, con su coherencia e incoherencias, con sus gracias y pecados, lleva adelante la confesión de Jesucristo», que ratifica que «Jesucristo es el Señor».

Puede interesarle: La historia de los mártires decapitados por el Estado Islámico en Libia se convierte en película

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre