EZEQUIEL: VIVIR SEGÚN DIOS EN UNA TIERRA EXTRAÑA (3).

Continuación de Ezequiel: vivir según Dios en una tierra extraña (2).

Por Silvio Pereira.

Estructura literaria

Intentemos acercarnos a la estructura literaria o plan de presentación de la obra. El material, probablemente fragmentado y disperso, parece haber sido organizado redaccionalmente por la escuela sacerdotal en el pos-exilio. Pero al realizar una mirada de conjunto de todo el libro es casi imposible encontrar el criterio de orden utilizado. De hecho los estudiosos han propuesto más de 20 estructuras diversas. Elegimos una, bastante clásica, aunque con varias inconsistencias:

a) 1,1-3,15 Introducción: visión y relato vocacional.

b) 4,1-24,27 Oráculos de juicio contra Judá.

c) 25,1-32,32 Oráculos contra las naciones.

d) 33,1-48,35 Oráculos de restauración.

Contenido original

Ezequiel manifiesta una personalidad con variados matices armonizados en su misión.

a) Profeta-sacerdote: Es notoria su preocupación por el templo presente de Jerusalén, el cual recuerda desde el destierro como marcado por los ritos impuros; un templo profanado que termina siendo abandonado por la Gloria de Yahvéh, pues ya no quiere habitarlo. Pero también es profuso en la visión del Templo Nuevo y futuro, tanto en perspectiva escatológica como en plan de restauración pos-exílica. Se dedica a recopilar, legislar y restablecer la normativa sobre el culto, los ministros y el calendario como a insistir sobre la urgencia de observar la Ley. El Código de santidad define su eje interpretativo: un Dios santo y un Pueblo santo.

b) Profeta-actor: Multiplica las acciones simbólicas y se mueve cómodo usando lo lúdico de modo didáctico (4-5; 12; 21,33-39).

c) Profeta-visionario: Tiene 4 visiones pero muy extensas. El carro celeste (1-3; 10,18-22; 11,22-24; 43,1-7); las abominaciones idolátricas del Templo (8-11); la llanura de huesos secos (37,1-14); el Templo futuro (47,1-23; 40-48). Pinta también cuadros alegóricos: el naufragio de Tiro (27); el faraón cocodrilo (29.32) y Egipto cedro gigante (31).

Toda la persona orientada a la misión

Obviamente ya desarrollaremos los textos aludidos y tantos más. En este apartado a modo de primera presentación del profeta quisiera valorar su dedicación plena al ministerio encomendado. Cualquier otro hubiese escapado: ¿cómo sostener la fe del Pueblo cuando parece que ya todo está perdido? La tarea de sostener la identidad de Israel en el exilio aparece colosal.

Además Ezequiel tiene sus propias limitaciones: su lenguaje no tiene la belleza y la sorpresa de la poesía. Su oficio sacerdotal lo inclina a lo repetitivo como en los ritos litúrgicos y tiende hacia una renovada e interior atención por la pureza legal y cultual. Y sin embargo no se trata de una persona encorsetada en unos parámetros rígidos. De pronto bajo el Espíritu fluye la creatividad en términos casi novedosos para la historia de la Alianza. Ezequiel realmente vive aquello de la mano del Señor se posó sobre mí y entonces él mismo se deja recrear para poder llevar adelante con fruto su servicio.

Y el Señor hace de sus limitaciones, posibilidades y de su disponibilidad, saca originalidad y frescura nueva para anunciar la Alianza.

Cuando toda la situación se instala desgastante y conduce al cansancio y el desánimo, cuando reina la confusión; Ezequiel centinela, profeta sacerdote y hombre de Dios, está claro y lúcido en el Señor, desplegando novedades, improvisando con frescura, educando con método y firmeza, abriendo horizontes cargados de esperanza de modo que se pueda resembrar el júbilo. Evidentemente está entregado al Espíritu de Dios y ha tomado la decisión de que cuanto pueda ofrecer de sí, lo ofrecerá todo y sin reservas. Toda su persona y su misión se hallan en sólida concordancia.

En cambio hoy, en una situación paradigmática que permite establecer algún parangón, son pocos los cristianos que en la Iglesia peregrina permanecen claros y sin confusión, animosos y preservados del desgaste imperante. Y creo firmemente que es nuestra senda urgente: entregarnos de nuevo al Espíritu, expresar frescura y novedad de Alianza y sostener la identidad en un ambiente ampliamente adverso.

EZEQUIEL: VIVIR SEGÚN DIOS EN UNA TIERRA EXTRAÑA (3). Por Silvio Pereira.

El Padre Silvio Dante Pereira Carro es también autor del blog Manantial de Contemplación. Escritos espirituales y florecillas de oración personal.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre