Custodio de Tierra Santa reflexiona que «la Navidad no es solo poesía, sino que es también drama»

El Custodio de Tierra Santa, Francesco Patton, precisa que «en el momento decisivo de la historia, en el que el Hijo de Dios se hizo hombre para compartir nuestra vida y salvarnos, encontró la hostilidad y el rechazo de un Rey infanticida como Herodes, sediento de poder y temeroso de perderlo», en su mensaje de Navidad desde el santuario de la Gruta de la Leche.

Custodio de Tierra Santa reflexiona
Foto: Christian Media Center.

El Custodio de Tierra Santa, Francesco Patton, reflexiona que «la Navidad no es solo poesía, sino que es también drama», en el mensaje por el nacimiento de Cristo que dio desde el santuario de la Gruta de la Leche, que se encuentra a un centenar de metros de la Gruta de la Natividad. «Por segundo año consecutivo, aquí en Belén, las familias están sufriendo las graves consecuencias económicas de la pandemia. Son familias en las que, justamente como san José y María su esposa, tratan de hacer lo posible para atender a sus hijos en un momento de grave dificultad», indicó.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«El santuario de la Gruta de la Leche es un santuario muy bonito y muy significativo, que nos recuerda que la Navidad no es solo poesía, sino que es también drama», reflexiona el Custodio de Tierra Santa. «En el momento decisivo de la historia, en el que el Hijo de Dios se hizo hombre para compartir nuestra vida y salvarnos, encontró la hostilidad y el rechazo de un Rey infanticida como Herodes, sediento de poder y temeroso de perderlo. Ya en Belén, recién nacido, Jesús encontró la hostilidad y aquel rechazo que en Jerusalén, 30 años después, lo llevarán a la condena a muerte», indica, al enfatizar que «la Gruta de la Leche nos recuerda que José en el corazón de la noche fue obligado a levantarse, y tomar al niño y a su madre para huir a Egipto». Asegura que «la Gruta de la Leche nos recuerda también el gesto tierno y maternal con el que María, en una breve pausa, amamanta al niño Jesús», al explicar que «el gesto tierno de María nos recuerda lo concreto de la encarnación».

Belén se prepara el viernes 24 de diciembre para su segunda Nochebuena en pandemia del COVID-19, con grupos reducidos. Israel, que es el principal punto de entrada para visitantes extranjeros a Cisjordania, prohibió casi todo el tráfico aéreo de entrada por la variante Ómicron, lo que mantuvo a los turistas internacionales alejados otro año consecutivo. La policía colocó barreras, mientras bandas de exploradores marchaban por la Plaza del Pesebre al tocar tambores y levantar banderas antes de la llegada del patriarca latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, quien concurrirá a pie desde Jerusalén en un tradicional peregrinaje de Nochebuena. Está previsto que Pizzaballa celebre la Misa del Gallo a medianoche en la basílica de la Natividad, que tiene la gruta del nacimiento de Jesucristo. Antes de la pandemia, Belén recibía miles de peregrinos cristianos de todo el mundo.

Puede interesarle: Patriarca latino de Jerusalén espera que peregrinos puedan regresar pronto a Tierra Santa

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre