CURSO «LA FE CRISTIANA»: TEMA 32. EL SEGUNDO Y TERCER MANDAMIENTO DEL DECÁLOGO.

Continuación de Curso «La fe cristiana»: Tema 31. El Decálogo. El primer mandamiento.

Por Juan María Gallardo.

El segundo mandamiento de la Ley de Dios prescribe respetar el nombre del Señor, mientras que el tercero manda santificar las fiestas.

Presentación de Tema 32. El segundo y el tercer mandamiento del Decálogo

Audio —mp3— en Ivoox de Tema 32. El segundo y el tercer mandamiento del Decálogo

  • El segundo mandamiento

El segundo mandamiento de la Ley de Dios es: No tomarás el nombre de Dios en vano . Este mandamiento «prescribe respetar el nombre del Señor» (Catecismo, 2142) y manda honrar el nombre de Dios. No se ha de pronunciar «sino para bendecirlo, alabarlo y glorificarlo» (Catecismo, 2143).

El nombre de Dios

«El nombre de una persona expresa la esencia, su identidad y el sentido de su vida. Dios tiene un nombre. No es una fuerza anónima» (Catecismo, 203). Sin embargo, Dios no puede ser abarcado por los conceptos humanos, ni hay idea alguna capaz de representarle, ni nombre que pueda expresar exhaustivamente la esencia divina. Dios es «Santo», lo que significa que es absolutamente superior, que está por encima de toda criatura, que es trascendente.

A pesar de todo, para que podamos invocarle y dirigirnos personalmente a Él, en el Antiguo Testamento «se reveló progresivamente y bajo diversos nombres a su pueblo» (Catecismo, 204). El nombre que manifestó a Moisés indica que Dios es el Ser por esencia. Dijo Dios a Moisés: «Yo soy el que soy». Y añadió: «Así dirás a los hijos de Israel: ‘Yo soy’ [Yahvé: ‘Él es’] me ha enviado a vosotros»… Este es mi nombre para siempre ( Ex 3,13-15; cfr. Catecismo, 213). Por respeto a la santidad de Dios, el pueblo de Israel no pronunciaba este nombre sino que lo sustituía por el título «Señor» —«Adonai», en hebreo; «Kyrios», en griego— (cfr. Catecismo, 209). Otros nombres de Dios en el Antiguo Testamento son: «Élohim», término que es el plural mayestático de plenitud o de grandeza; «El-Saddai», que significa poderoso, omnipotente.

Fragmento del texto original de Tema 32. El segundo y el tercer mandamiento del Decálogo de Javier López.

CURSO «LA FE CRISTIANA»: TEMA 32. EL SEGUNDO Y TERCER MANDAMIENTO DEL DECÁLOGO.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre