Clero de diócesis de Nicaragua: «Lo que le están haciendo al obispo Álvarez nos lo están haciendo a todos»

Los sacerdotes de la diócesis de Estelí realizaron un llamado a las autoridades del gobierno sandinista para que se conviertan, les permitan trabajar en paz y liberen a su administrador apostólico y obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez. «Hacemos un llamado a la conversión y a dejar de fastidiarnos la vida ¡Déjennos trabajar en paz!. Liberen al obispo, los sacerdotes y los laicos y el Señor se apiadará de ustedes, si es que se convierten de corazón», aseveraron.

El clero de la diócesis de Estelí, en Nicaragua, aseveró que «lo que le están haciendo al obispo Álvarez» se lo están haciendo a todos ellos, en un llamado a las autoridades nicaragüenses para que se conviertan, les permitan trabajar en paz y liberen a su administrador apostólico y obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez. El mensaje de los sacerdotes fue publicado tras los ataques de Daniel Ortega en contra de la Iglesia católica en varias ciudades del país, especialmente en Matagalpa, donde Álvarez fue detenido y luego obligado a llevar arresto domiciliario tras ser acusado sin pruebas de promover grupos violentistas para desestabilizar al gobierno sandinista. Junto al prelado, fueron arrestados otros sacerdotes, seminaristas y un laico.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Los sacerdotes de Estelí aseveraron a los gobernantes de Nicaragua que les hacen «un llamado a la conversión y a dejar de fastidiarnos la vida ¡Déjennos trabajar en paz!». «Liberen al obispo, los sacerdotes y los laicos y el Señor se apiadará de ustedes, si es que se convierten de corazón», aseveró el clero de la diócesis de Estelí, Nicaragua, en un comunicado difundido el martes 23 de agosto, al recordar al gobierno sandinista que la «incitación al odio y a la violencia» se dio «cuando Daniel Ortega, en el acto oficial de la celebración del 19 de julio del 2018, acusó públicamente a algunos obispos de ser golpistas, terroristas». «Desde entonces, son innumerables las veces (…) que arrojan todo tipo de improperios, ofensas y difamaciones, ya no solo a los obispos, sino también a nosotros los sacerdotes», indicaron.

«Lo que le están haciendo al obispo Álvarez, el administrador apostólico que nos escogió el Papa Francisco, nos lo están haciendo a todos nosotros. Él no ha cometido ningún delito, es un inocente que tiene la conciencia tranquila», ratificaron. El clero de la diócesis de Estelí, en Nicaragua, enfatizó que el gobierno de Ortega está «persiguiendo a la Iglesia por su misión profética», dado que «es la única que es capaz de denunciar sus constantes violaciones a los derechos humanos». «Cuando persiguen a la Iglesia es a Cristo mismo a quien persiguen. Continuaremos orando para que el Señor les conceda su Espíritu Santo y puedan corregir todas estas barbaridades que están haciendo a nuestra Iglesia nicaragüense», afirmaron los presbíteros.

‘ACI Prensa’ precisó que el Nuevo Chipote, o simplemente el Chipote, es la conocida cárcel de torturas, donde el gobierno sandinista mantiene detenidos a varios sacerdotes. Los presbíteros que se encuentran actualmente allí son el padre Óscar Benavidez de la diócesis de Siuna; además de Ramiro Tijerino, José Luis Diaz, Sadiel Eugarrios y Raúl González; los seminaristas Darvin Leyva y Melquín Sequeira; y el camarógrafo Sergio Cárdenas, de la diócesis de Matagalpa. A excepción del padre Benavidez, los demás fueron detenidos en la madrugada del viernes 19 de agosto en la casa episcopal de Matagalpa, cuando la policía detuvo a Álvarez, quien está en prisión domiciliaria.

Puede interesarle: «Hay que pedir libertad de obispo Álvarez, sacerdotes y laicos; no hay que negociar con personas»

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre