China establece multa por Misa de obispo en comunión con Roma pero no aprobado por Partido Comunista

Las autoridades de China condenaron al fiel Huang Ruixun, de 56 años, al pago de una multa de 200.000 yuanes —unos 25.510 euros— por ofrecer hospitalidad y permitir en su capilla privada la Misa de Shao Zhumin, obispo de Wenzhou, que está en comunión con Roma pero no aprobado por el Partido Comunista. El hecho deja en evidencia que los obispos no pueden ser recibidos por sus propios fieles, como ocurrió con Shao Zhumin.

China establece multa por Misa
Foto: Obispo Shao Zhumin.

China establece multa a un fiel por ofrecer hospitalidad y permitir en su capilla privada la Misa de Shao Zhumin, obispo de Wenzhou, que está en comunión con Roma pero no aprobado por el Partido Comunista. En Zhejiang, donde los cristianos superan el 10%, hay familias que construyeron una capilla privada en su propiedad. El fiel Huang Ruixun, de 56 años, fue condenado al pago de una multa de 200.000 yuanes —unos 25.510 euros— por ofrecer su capilla a Zhumin y a unos 20 fieles. La denuncia describe que Ruixun hizo que su capilla fuera utilizada por Zhumin «para actividades religiosas ilegales, proporcionándole además el almuerzo y una sala de descanso». Desde que se firmó y renovó el Acuerdo China-Santa Sede, las acciones contra los obispos clandestinos y sus obras son cada vez más llamativas y violentas, como si las autoridades quisieran eliminarlos, lo que traiciona la premisa de «dejar en suspenso» el tema, tal como se estipula en el mismo.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

La Oficina de Asuntos Religiosos del condado sostuvo que el hecho de «facilitar actividades religiosas ilegales» atenta contra el Nuevo Reglamento de Actividades Religiosas, promulgada meses antes del Acuerdo China-Santa Sede —en febrero de 2018—, que exige que las actividades religiosas «normales» tengan lugar sólo en lugares registrados ante el gobierno. La capilla que ofreció Huang Ruixun es como una casa privada y tiene todos los permisos regulares para ser utilizada como una capilla privada. «En la medida en que el organizador de las actividades ilegales fue ordenado por una institución extranjera, esto va en contra del principio de independencia, autonomía y autoadministración de la Iglesia en China», sostuvo la denuncia. El obispo por mandato del Papa es tachado en la denuncia de las autoridades chinas de emisario de una «institución extranjera» y dice que no adhiere a los principios de «independencia, autonomía y autoadministración» de la Iglesia en China, que según el Partido son «elementos necesarios» para desempeñar el ministerio.

La denuncia, en la que China establece multa a un fiel por permitir la Misa del prelado, deja en evidencia que ahora los obispos no pueden ser recibidos por sus propios fieles, como ocurrió con Shao Zhumin. Desde mayo entrarán en vigor las nuevas ‘Medidas administrativas para el personal religioso’, en la que se exigen que todo obispo o sacerdote —u otra figura religiosa de otras confesiones— cumpla con algunos criterios. En el artículo 3 se establece que deben «amar a la patria, apoyar la dirección del Partido Comunista Chino, defender el sistema socialista, respetar la Constitución, las leyes, los reglamentos y las normas, practicar los valores fundamentales del socialismo, adherirse al principio de independencia y autogestión de la religión y adherirse a la política religiosa de China, manteniendo la unidad nacional, la unidad étnica, la armonía religiosa y la estabilidad social».

Puede interesarle: China implementa programa 2021 de adoctrinamiento comunista para católicos

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre