Caritas Tayikistán ayuda a repatriados por COVID-19 «para la creación de pequeñas empresas»

«Brindamos ayuda en la búsqueda de empleo, en la burocracia vinculada a las solicitudes de financiación, y en el apoyo inicial para la creación de pequeñas empresas».

Caritas Tayikistán ayuda a repatriados

Caritas Tayikistán está en primera línea en la ayuda a repatriados tras la crisis de empleo que ha estallado en el país de Asia Central por el COVID-19. Cada año, según los datos proporcionados por la Oficina de Informes Analíticos de Asia Central, alrededor de 1.000.000 de migrantes abandona Tayikistán para buscar trabajo, principalmente en Rusia. El fenómeno se detuvo por completo en 2020 debido al cierre de las fronteras a causa de la pandemia, lo que obligó a repatriar a muchos trabajadores con visas caducadas, privando así a sus familias del principal ingreso económico, consistente precisamente en el dinero enviado desde el extranjero por sus familiares emigrantes.

Este es el marco en el que se sitúa el compromiso de la comunidad católica, expresado a través de Caritas Tayikistán: «Tratamos de brindar ayuda a los repatriados con la creación de nuevas oportunidades laborales y en el proceso de reintegración dentro de la comunidad de origen. Brindamos ayuda en la búsqueda de empleo, pero también en la burocracia vinculada a las solicitudes de financiación. También nos encargamos de dar apoyo inicial para la creación de pequeñas empresas».

Como informa la nota de Caritas Tayikistán, «durante 2020 el número de migrantes que regresan ha aumentado significativamente. Hay muchos aspirantes a trabajadores esperando, pero con quince de ellos ya hemos completado la reinserción». Entre ellos, queremos referir la experiencia de Farhod Islomov, quien ha regresado al país después de un largo período en Europa: «Cuando Farhod regresó de Alemania, planeaba reanudar su negocio minorista de ropa y accesorios. Al principio tuvo que afrontar costos muy elevados, regresar a su tierra natal y reintegrarse a su comunidad. Con la colaboración de Caritas Internationalis y Caritas Bélgica, la organización benéfica de Tayikistán ha apoyado a Farhod ayudándolo a diseñar un plan de negocios y cubrir los gastos iniciales. Así ha podido abrir su tienda en el mercado central de Kulyab, su ciudad natal».

La Iglesia católica en Tayikistán es una pequeña comunidad religiosa en un contexto social de un 98% de musulmanes: los fieles son actualmente alrededor de un centenar, distribuidos entre las dos parroquias de Dushanbe y Qurǧonteppa. La presencia católica en Tayikistán se remonta a la década de 1940: los primeros fieles fueron en su mayoría alemanes de Rusia, Ucrania y Lituania, deportados al país en la época de la Unión Soviética. Debido al régimen comunista, durante años las comunidades de Tayikistán estuvieron completamente aisladas de la Iglesia universal. Para estructurar la presencia católica local el Papa Juan Pablo II, estableció la Missio sui iuris, el 29 de septiembre de 1997. La principal iglesia es la de San José en la capital del país, Dusambé. En este contexto, las acciones caritativas comenzaron ya en 1983 con pequeños grupos, que se fusionaron oficialmente en Caritas a partir de 2004.

Puede interesarle: Caritas Tayikistán brinda formación y apoyo legal a los chicos huérfanos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre