Cardenal Osoro: «Es hora de arrodillarnos y reconocer que el mundo pertenece a Dios»

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, afirmó que «urgen hombres y mujeres que abran su corazón a Dios y que hagan presente su amor con obras», al presidir la Misa de la festividad de la Virgen de la Almudena, patrona de la capital de España.

Cardenal Osoro: «Es hora de arrodillarnos
Foto: Arzobispado de Madrid.

El cardenal y arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, afirmó que «es hora de arrodillarnos y reconocer que el mundo pertenece a Dios», al presidir la Misa de la festividad de la Virgen de la Almudena, patrona de la capital de España, en el interior de su catedral, y no en la plaza, donde estaba prevista debido a la lluvia, el miércoles 9 de noviembre. La celebración eucarística fue concelebrada, entre otros prelados de la provincia eclesiástica, por su predecesor, el cardenal Antonio María Rouco Varela, por el nuncio en España, Bernardito Auza, y por el arzobispo castrense, Juan Antonio Aznárez.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

Osoro indicó en la homilía que con la Santísima Virgen «el Señor nos ha bendecido de una manera especial». «Nos la dejó como madre cuando se la encomendó a san Juan a los pies de la Cruz, y ella nos abraza y nos señala un camino… y nos invita a abrir nuestras vidas al amor de Dios y a poner en el centro de nuestra vida a Jesucristo: María es una Maestra que nos enseña que solamente junto a Dios descubrimos quiénes somos nosotros. Sin Dios, pasamos por este mundo como unos desconocidos para nosotros mismos y para los demás, ¿quién te dijo que eres hermano del que tienes a tu lado?», reflexionó el purpurado.

«Separados de la fe en Jesucristo, abandonamos el fundamento de la dignidad humana. Con María aparece la cultura cristiana, que es una cultura de amor al prójimo, una cultura de la misericordia y, por ello, también una cultura de la justicia social. Ser cristiano implica el amor a los débiles, los enfermos, los pobres y los ancianos; a los que, según los criterios de este mundo, muchas veces se consideran inútiles y a los que, en un contexto como el actual de guerra e incertidumbre, peor lo pasan», aseguró. «Es hora y tiempo de arrodillarnos, es la hora de reconocer que el mundo pertenece a Dios y no al mal, por mucho terreno que pueda ganar este», enfatizó el cardenal Osoro, al indicar que «urgen hombres y mujeres que abran su corazón a Dios y que hagan presente su amor con obras».

Puede interesarle: El Real Madrid ofrece a la Virgen de la Almudena la copa de la Liga de Campeones

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre