Cardenal Müller denuncia peligros de «nihilismo antropológico»

El prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Müller, aseveró que «el ateísmo es nihilismo» y «su fruto es la muerte», durante su conferencia titulada 'El hombre hecho a imagen y semejanza de Dios: Un manifiesto contra el nihilismo antropológico', en el Congreso Mundial de las Familias en México.

Cardenal Müller denuncia peligros
Foto: YouTube Catedral de Jesús Señor de la Misericordia.

El cardenal y prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Müller, denuncia los peligros del «nihilismo antropológico», durante su ponencia en el Congreso Mundial de las Familias en México, que se realizó del viernes 30 de septiembre al domingo 2 de octubre. Aseveró que dicha corriente se define por su fuerte negación de Dios como «el sentimiento de la nueva era de que Dios mismo ha muerto», y que puede conducir a la convicción de que «no hay nada malo en el ser humano y que está permitido todo lo que le plazca».

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El purpurado posicionó al cristianismo como alternativa a esta crisis, dado que «promueve una civilización de la vida» y solo su seguimiento evitaría el fin de esta doctrina, un «suicidio colectivo de la humanidad». «El ateísmo es nihilismo. Su fruto es la muerte», enfatizó el cardenal Müller, quien denuncia estos peligros. En su conferencia titulada ‘El hombre hecho a imagen y semejanza de Dios: Un manifiesto contra el nihilismo antropológico’, abordó los planteamientos del ‘profeta del nihilismo antropológico’, el filósofo Nietzsche, así como a sus seguidores actuales, representados por el historiador Yuval Noah Harari, «algo así como el gurú del llamado trans y posthumanismo».

Conferencia del cardenal Müller comienza en 1:08:40.

«Como historiador, el propio Harari debería saber lo rápido que la visión de un superhombre divino puede convertirse en un inhumano diabólico. El siglo XX lo demostró de forma cruel», afirmó, al advertir de que si el hombre rechaza su condición creada a imagen y semejanza de Dios, corre el peligro de hundirse «en las profundidades del nihilismo antropológico». Además, precisó que, junto con la persona y la familia, el nihilismo y sus frutos son un aspecto «realmente peligrosos para la Iglesia», de modo particular «cuando incluso los teólogos católicos ya no asumen la revelación de Dios en Jesucristo, sino que hacen un perverso compromiso con el posthumanismo solo para que la Iglesia sobreviva como una organización en un mundo sin Dios».

Puede interesarle: Transhumanismo: Importante congreso internacional

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre