Cardenal Maradiaga: «Existe un paganismo que quiere alejar a las personas del amor de Cristo»

El arzobispo de Tegucigalpa, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, reiteró que el 1 de noviembre «es el día de Todos los Santos, es el día que nos recuerda la llamada que Dios hizo a cada bautizado». «El 2 de noviembre es la conmemoración de los fieles difuntos. Los recordamos, no con miedo, ni con angustia, sino con amor. Es una obra de misericordia orar por los fieles difuntos», precisó.

Cardenal Maradiaga: «Existe un paganismo
Foto: Suyapa Medios.

El cardenal y arzobispo de Tegucigalpa, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, denunció que «existe un paganismo que quiere alejar a las personas del amor de Cristo», al referirse a la llamada ‘Noche de los Difuntos’, en la homilía de la Misa que presidió en la basílica menor de Suyapa, el domingo 31 de octubre. Precisó además que ese «es un aspecto cultural que no nos pertenece, es de otras culturas no es nuestro, no tiene ninguna validez espiritual».

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Existe un paganismo que quiere alejar a las personas del amor de Cristo», aseguró el cardenal Maradiaga, al referirse al mencionado evento. «Solo busca quitarle el verdadero valor a la fe cristiana que nos habla de la verdadera vocación de cada persona a la santidad», enfatizó el purpurado. Maradiaga, que recordó que el 1 de noviembre es la fiesta de Todos los Santos, pidió «no caer en esas equivocaciones que dicen es el ‘Día de los Muertos’».

Destacó que «es el día de Todos los Santos, es el día que nos recuerda la llamada que Dios hizo a cada bautizado». «El 2 de noviembre es la conmemoración de los fieles difuntos, el amor que nos unió a nuestros seres queridos durante esta vida, no termina cuando llega la muerte, sino que continúa. Por eso los recordamos, no con miedo, ni con angustia, sino con amor. Es una obra de misericordia orar por los fieles difuntos», precisó. También, indicó que «la palabra de Dios nos invita a centrarnos en lo esencial, a librarnos de todo lo que nos impide a vivir plenamente, es decir, a lo que nos construye, humaniza y da sentido a nuestra vida como el encuentro con Dios».

Puede interesarle: Cardenal Maradiaga: «No es el plan de Dios que un niño tenga papá y papá o mamá y mamá»

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre