Cardenal De Donatis: «Abuelos nos enseñan a llamar a puertas de Dios»

El vicario del Papa Francisco para la diócesis de Roma, Angelo De Donatis, presidió la Misa en basílica de San Pedro por la II Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, instaurada por el Pontífice en 2021. El purpurado, que encabezó la celebración por mandato de Francisco que comenzó su viaje a Canadá, precisó las enseñanzas y los frutos que los ancianos dejan a sus nietos.

Cardenal De Donatis: «Abuelos
Foto: YouTube Vatican News - Italiano.

El cardenal y vicario del Papa Francisco para la diócesis de Roma, Angelo De Donatis, precisó que «los abuelos nos enseñan a llamar a las puertas de Dios», el domingo 24 de julio, al celebrar la Misa en basílica de San Pedro por la II Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, instaurada por el Pontífice en 2021. El purpurado, que presidió la Eucaristía por mandato de Francisco que inició ese día su viaje apostólico a Canadá, precisó las enseñanzas y los frutos que los ancianos dejan a sus nietos y, en general, a toda la comunidad de fieles.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Queridos, con su deseo de bien nos recuerdan que ahí arriba late el corazón mismo de este Dios. Es el corazón de un Padre. Es un corazón de Amigo y, muchas veces, son precisamente ustedes, los ancianos, los que nos han enseñado a nosotros, hijos y nietos, a rezarle, a llamar a su puerta, a pedirle algo. Cuántas veces ustedes los ancianos tuvieron que caminar en medio de la noche de la vida, pero guiados por la brújula del corazón. Y de casa en casa, de corazón en corazón, nos enseñaron que rezar es hacer circular el pan del amor por las venas del mundo. Ustedes, queridos abuelos, nos enseñaron a llamar a las puertas de Dios», indicó el cardenal De Donatis, tras enfatizar que nos enseñaron que «incluso cuando la puerta está cerrada, más allá de la puerta hay un amigo, hay un Padre».

El purpurado brindó una similitud entre el amor de Dios, que «siempre nos da algo, aunque no lo hayamos pedido», y el amor gratuito de los abuelos a sus nietos. Exhortó a los jóvenes a llamar a la puerta de Dios a través de la de sus abuelos. «Esa puerta no está lejos, es la puerta de la casa que los generó. Un encuentro con Dios que en la práctica se produce a través de la experiencia de la relación con el anciano», aseguró, al invitar a visitar a los ancianos que están más solos, en su casa o en las residencias en las que están alojados. Reiteró que el Papa Francisco define la visita a los ancianos solos como «una obra de misericordia de nuestro tiempo».

Puede interesarle: Iglesia en Argentina rechaza «descarte y cancelación» de adultos mayores

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre