Por Juan María Gallardo. Capítulo tercero del Directorio para la Catequesis 2020

Temas que se tratan en la quinta meditación

CAPÍTULO III: EL CATEQUISTA
nn. 110 a 130

1. LA IDENTIDAD Y LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA

110. En la constitución
del cuerpo de Cristo
hay variedad
de miembros y
de ministerios.

El Espíritu
distribuye
sus diversos dones

Por el Bautismo y la Confirmación
los cristianos
nos incorporamos a Cristo y
participamos en su oficio
sacerdotal,
profético y
real.

Todos somos
testigos del anuncio del Evangelio
con la palabra y
con el ejemplo
de la vida cristiana..

Algunos
pueden ser llamados
a cooperar con el Obispo y
los sacerdotes
en el ejercicio del ministerio de la Palabra.

Entre ellos al «ministerio de la catequesis».

La vocación del catequista
tiene su raíz
en la vocación común del pueblo de Dios,
llamado a servir
al plan salvífico de Dios.

111. Toda la comunidad cristiana
es responsable
del ministerio de la catequesis,
pero cada uno
según su condición
particular en la Iglesia:
ministros ordenados,
personas consagradas,
fieles laicos.

Esta diversidad de sus funciones
ofrece de modo pleno
la palabra y el testimonio
de la realidad eclesial.

112. El catequista
es un cristiano
que recibe un llamado particular de Dios,

113. En virtud de la fe y
de la unción bautismal,
en colaboración con el Magisterio de Cristo y
como servidor de la acción del Espíritu Santo,
el catequista es:

a. Testigo de la fe y custodio de la memoria de Dios
b. maestro y mistagogo
c. acompañante y educador

2. EL OBISPO ES EL PRIMER CATEQUISTA

114. El Obispo
es el principal responsable de:

a. Cuidar la transmisión del Evangelio y el depósito de la fe;
b. asegurar la inculturación de la fe;
c. elaborar un proyecto global;
d. suscitar y sostener «una auténtica pasión por la catequesis;
e. velar para que «los catequistas estén preparados;
f. revisar los textos y las herramientas para la catequesis.

3. EL PRESBÍTERO EN LA CATEQUESIS

115. El presbítero
tiene la responsabilidad de
animar,
coordinar y
dirigir
la actividad catequística
de la comunidad que se le ha confiado.

Los sacerdotes
disciernen y
promueven
la vocación y
el servicio
de los catequistas.

116. Los deberes del párroco
(y en general de los presbíteros) son:

a. Dedicarse a la catequesis…

b. cuidar el vínculo entre
la catequesis,
la liturgia y
la caridad,
dando importancia al domingo…;
c. despertar
en la comunidad
un sentido de responsabilidad
hacia la catequesis y
discernir
las vocaciones específicas;

d. organizar la catequesis;

e. evitar subjetivismos
en el ejercicio del sagrado ministerio;

f. como catequista de catequistas,
cuidar la formación de estos.

4. EL DIÁCONO EN LA CATEQUESIS

117. están llamados
a atender a la catequesis
a participar en los programas de la catequesis
a anunciar la Palabra
118. Su acción
puede desarrollarse entre
privados de la libertad,
enfermos,
ancianos,
jóvenes con dificultades,
inmigrantes,
etc.

Tienen la tarea de
animar
a una verdadera
práctica de la caridad.

Los diáconos permanentes
pueden participar en la catequesis de las familias
y en el acompañamiento de situaciones que requieren
especial atención y delicadeza.

5. LOS CONSAGRADOS AL SERVICIO DE LA CATEQUESIS

119. Su primera catequesis es su testimonio evangélico.
120. Algunos asumen la tarea de la catequesis.

6. LOS LAICOS CATEQUISTAS

121. .
122. La vocación
al ministerio de la catequesis
surge del sacramento del Bautismo y
se fortalece con la Confirmación

Además de la vocación común al apostolado,
algunos fieles se sienten llamados por Dios
para asumir el papel de catequistas

123. Además de sentirse llamado debe recibirse la misión

Los padres: sujetos activos de la catequesis

124. Su misión educativa
tiene la fuente específica
del sacramento del matrimonio,
que los consagra
a la educación cristiana de los hijos.

Los padres son los primeros catequistas de sus hijos.

Padrinos y madrinas, colaboradores de los padres

125. La Iglesia invita a repensar
la identidad y la misión
del padrino y de la madrina,
como apoyo en el compromiso educativo
de los padres.

La tarea de los padrinos es
ayudar en las dudas,
dar testimonio y
cuidar el desarrollo
de la vida cristiana
de su ahijado.

A veces
la elección de los padrinos
no está motivada por la fe,
sino por costumbres familiares o sociales:

esto ha contribuido
a la degradación
de estas figuras educativas.

Los cursos de catequesis
para los padrinos
les ayudará
a redescubrir el don de la fe y
su pertenencia eclesial.

El servicio de los abuelos en la transmisión de la fe

126. Los abuelos
juegan un papel particular
en la transmisión de la fe
a los más jóvenes.

A menudo
tienen mayores raíces
en la fe cristiana.
También más tiempo…

La gran contribución de las mujeres en la catequesis

127. Tienen como ejemplo a María

Especial reconocimiento
A la gran contribución
de las catequistas que
con dedicación, pasión y competencia
se dedican a este ministerio.

128. Aprovechar la sensibilidad específica de las mujeres

Los sacerdotes Juan María Gallardo y José Luis ‘Cote’ Quijano realizaron 18 programas sobre el nuevo Directorio para la Catequesis, que se pueden encontrar en una lista de reproducción del canal de YouTube de Hora 60.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre