Por Juan María Gallardo. Capítulo séptimo del Directorio para la Catequesis 2020

 

9° Meditación: LA METODOLOGÍA EN LA CATEQUESIS

Temas que se tratan en la meditación…

CAPÍTULO VII: LA METODOLOGÍA EN LA CATEQUESIS
(nn. 194 a 223)

1. LA RELACIÓN CONTENIDO-MÉTODO

194. El contenido de la catequesis,
siendo objeto de fe,
no puede someterse indiferentemente
a cualquier método.
El propósito educativo
de la catequesis
determina las opciones metodológicas.

La pluralidad de los métodos

195. La Iglesia,
manteniendo viva
la primacía de la gracia,
-y con pasión educativa-
atiende los procesos
y el método catequético.

La catequesis
no sigue un método único,
está abierta…

196. Es necesario examinar y adoptar lo que es bueno.

2. LA EXPERIENCIA HUMANA

197. .
198. Jesús,
en su anuncio del Reino,
busca,
encuentra
y acoge
a las personas
en sus situaciones de la vida.

Su enseñanza
parte desde la observación
de los acontecimientos
de la vida y
de la historia,
releyéndolos
con sabiduría.

Las parábolas son su punto de partida.

Partiendo
de los hechos y vivencias
provoca interrogantes
e inicia la reflexión.

199. La catequesis,
siguiendo el ejemplo de Jesús,
ayuda a iluminar e interpretar
las experiencias de la vida
a la luz del Evangelio.

200. Jesús
utiliza
las experiencias y
situaciones humanas
para señalar realidades trascendentes
e indicar la actitud que se debe seguir.

3. LA MEMORIA

201. La memoria
conduce
a la primacía de la gracia;
al reconocimiento de los dones de Dios
y la gratitud por ellos.

La catequesis valora
la celebración o memoria
de los grandes acontecimientos de la historia de la salvación,
para ayudar al creyente a sentirse parte de esta historia.

La memoria
es un aspecto constitutivo
de la pedagogía de la fe
desde el comienzo del cristianismo.

202. Desde los primeros siglos
los creyentes memorizan la Profesión de fe.

Lo esencial es que
los textos memorizados
sean interiorizados y
entendidos
progresivamente
en su profundidad,
para que sean
fuente de vida cristiana.

203. La memorización
debe relacionarse
con otros elementos del proceso catequético,
como el diálogo,
la reflexión,
el silencio,
el acompañamiento.

4. EL LENGUAJE

204. .
205. La catequesis
se expresa en un lenguaje
que es expresión de la fe.

Los principales lenguajes de la fe:
lenguaje bíblico,
lenguaje simbólico-litúrgico,
los escritos de los Padres,
las profesiones de fe,
las formulaciones del Magisterio (lenguaje doctrinal) y
el testimonio de santos y mártires (lenguaje performativo).

206. La catequesis
también asume
los lenguajes
de las culturas
de los pueblos
(inculturación de la fe).

La misión es siempre idéntica,
pero el lenguaje
con el cual anunciar el Evangelio
pide ser renovado
con sabiduría pastoral.

Para ser comprendidos
por las culturas del mundo de hoy y
poder ayudarles a abrirse al mensaje de Cristo.

El lenguaje narrativo

207. La catequesis valora todos los lenguajes…
y tiene una atención especial por
el lenguaje narrativo y por
el lenguaje autobiográfico.

En los últimos años
se ha el redescubierto la narración

La fe tiene una “identidad narrativa”
.
208. .

El lenguaje del arte

209. Las imágenes son un verdadero lenguaje de la fe.

Es conocido el dicho:
Si un pagano te dice : “Muéstrame tu fe”
tú le mostrarás los iconos sagrados.

Un encuentro con Dios a través de la contemplación de su belleza.

Imágenes elevan la mirada dando así acceso a un mundo espiritual y escatológico.

210. Ayudan a conocer y memorizar
los acontecimientos de la historia de la salvación
de un modo más rápido e inmediato.

La conocida Biblia pauperum
era un conjunto ordenado,
visible para todos,
de episodios bíblicos
representados en diversas expresiones artísticas
en las catedrales e iglesias,
sigue siendo hoy siendo una verdadera catequesis.

Cuando las obras de arte se eligen con precisión,
pueden ayudar a mostrar aspectos de la fe,
tocando el corazón y
ayudando a la interiorización del mensaje.

211. El patrimonio musical es un vehículo de la fe
ya que infunde el deseo de infinito.

El poder de la música sacra
lo describe bien san Agustín:
«Cuando lloré al escuchar tus himnos y tus cánticos,
fuertemente conmovido con las voces de tu Iglesia,
que dulcemente cantaba,
penetraban aquellas voces mis oídos y
tu verdad se derretía en mi corazón,
con lo cual se encendía al afecto de mi piedad y
corrían mis lágrimas y me sentía bien con ellas»
(Confessiones, 9, 6,14)

Las canciones litúrgicas
poseen una riqueza doctrinal
que llega más fácilmente
a la mente y
al corazón.

212. Las experiencias artísticas
pueden ayudar a la conversión de los sentidos,
y nos invitan a superar un cierto intelectualismo
en el que puede caer la catequesis.

El lenguaje y los instrumentos digitales

213. Las nuevas tecnologías
han creado una nueva cultura
que afecta la comunicación y
la vida de las personas.

214. En la Iglesia estamos acostumbrados
a una comunicación unidireccional.

Es necesario aprender modos eficaces de comunicación,
y garantizar una presencia en la red
que sea testigo de los valores evangélicos.

215. Utilizar las redes sociales como instrumento de evangelización….

216. Utilizar herramientas didácticas.

217. La realidad virtual
no remplaza
la realidad
espiritual,
sacramental y
eclesial.

5. EL GRUPO

218. La comunidad cristiana es el sujeto principal de la catequesis.

La comunidad es un espacio fundamental para el crecimiento personal.

219. Esto se aplica a todas las edades:
pequeños
jóvenes
adultos.

220. El grupo
como lugar de intercambio comunicación;
grupo sirve como apoyo para el crecimiento.

6. EL ESPACIO

221. Espacios adecuados
para acoger a la gente y
llevar a cabo sus actividades:
celebración de los misterios divinos,
compartir fraternalmente
y enseñar.

Por ejemplo,
en las construcciones paleocristianas,
el llamado nártex (narthex),
era un espacio decorado con escenas bíblicas o
representaciones de los misterios de la fe
que se convirtió en un espacio de catequesis.

Junto al espacio dedicado a la liturgia,
son importantes
los lugares para el apostolado y
la formación cristiana,
para la socialización y
la caridad.

222. Es necesario que estos lugares
sean acogedores,
bien cuidados,
con un clima de familiaridad
que fomente la participación alegre
en las actividades comunitarias.

Las estructuras escolares
no son los mejores lugares
para la catequesis;
es bueno que estos espacios
se adapten.

223. La dinámica de la Iglesia en salida,
reclama otros espacios
para la catequesis:
la casa,
el apartamento,
los ambientes educativos,
culturales y
recreativos,
las cárceles, etc.

Los sacerdotes Juan María Gallardo y José Luis ‘Cote’ Quijano realizaron 18 programas sobre el nuevo Directorio para la Catequesis, que se pueden encontrar en una lista de reproducción del canal de YouTube de Hora 60.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre