Asesinan a 2 sacerdotes y sustraen sus cuerpos en México

Los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín César Mora fueron asesinados en un templo del pueblo de Cerocahui, en la región de la sierra Tarahumara, en el estado de Chihuahua, al «intentar defender a un hombre que buscaba refugio en la iglesia». Los cuerpos de los presbíteros fueron sustraídos por hombres armados tras ser ejecutados.

El brutal homicidio de 2 sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín César Mora, a quienes asesinan y cuyos cuerpos hombres armados sustraen posteriormente a su ejecución, ocurrió en una iglesia del pueblo de Cerocahui, en la región de la sierra Tarahumara, en Chihuahua, México, el lunes 20 de junio. El hecho se produjo cuando un hombre intentó refugiarse en el templo, donde posteriormente fueron masacrados los 2 jesuitas que intentaron ayudarlo. La comunidad exige la devolución de los cadáveres de los padres.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

El presbítero y superior provincial de los Jesuitas de México, Luis Gerardo Moro, confirmó que «los padres jesuitas Javier Campos Morales, 79 años, y Joaquín César Mora Salazar, 80 años, fueron asesinados al intentar defender a un hombre que buscaba refugio en la iglesia y era perseguido por una persona armada», en el «contexto de violencia» que vive el país. Explicó que trabajan con las autoridades federales y estatales para garantizar la seguridad de otros hermanos jesuitas y del equipo pastoral de la parroquia. El Papa Francisco manifestó en la audiencia general del miércoles 22 de junio su «dolor y consternación» después que asesinan a 2 sacerdotes y sustraen sus cuerpos en México.

«¡Cuántos asesinatos en México! Soy cercano con el afecto y oración a la comunidad católica afectada por esta tragedia», ratificó el Pontífice. «En medio de tanta muerte y crimen que se vive en el país, condenamos públicamente esta tragedia y exigimos una pronta investigación y seguridad para la comunidad y todos los sacerdotes del país», afirmó la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en un comunicado del martes 21 de junio. El arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, aseguró que espera que su sangre sea semilla fértil de cristianos comprometidos, y exigió a las autoridades justicia, una rápida investigación y garantías de seguridad para la población.

Puede interesarle: Asesinan a otro sacerdote en México

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre