Arzobispo Stanovnik: «El mensaje más contundente que nos trae la resurrección de Jesús es que solos no podemos salvarnos»

El arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, recordó que «el motivo de nuestra alegría y esperanza es Cristo resuci­tado, vencedor del pecado, de la muerte y de todo mal que amenaza nuestra exis­tencia».

Arzobispo Stanovnik El mensaje más contundente
Foto: Facebook Compartiendo Vida Equipo Televisivo Arquidiocesano.

El arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, afirmó que «el mensaje más contundente que nos trae la resurrección de Jesús es que solos no podemos salvarnos», durante la homilía de la Vigilia Pascual, en un contexto de pandemia por el COVID-19 y con protocolos sanitarios. El prelado exhortó a ser solidarios y menos indiferentes «para ha­cer frente a los alarmantes números de pobres e indi­gentes y a la pandemia, ante los contagios que crecen a pasos agigantados».

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«La Vigilia Pascual es la celebración más solemne y más alegre de todas. El motivo de nuestra alegría y esperanza es Cristo resuci­tado, vencedor del pecado, de la muerte y de todo mal que amenaza nuestra exis­tencia», aseguró Stanovnik. «En esta ocasión y en el contexto de la pandemia, me gustaría compartir con ustedes los enormes y trascendentales beneficios que tiene el mis­terio de la Pascua cristiana para vivir bien, sobre todo en los tiempos de prueba como la que está atravesan­do toda la humanidad por causa del coronavirus. Es­tamos, en cierto modo, con una preocupación semejan­te a la de aquellas mujeres que fueron temprano al se­pulcro para ungir el cuerpo de Jesús. De camino se pre­guntaban quién les correrá la piedra de la entrada del sepulcro. También nosotros estamos ansiosos por saber cuándo termina esta pande­mia y se despejen por fin los nubarrones del desasosiego que nos causa esta alarman­te enfermedad», consideró.

Explicó que «aquellas mujeres valientes estuvieron atentas a la prueba de fe ante el sepulcro sellado con una enorme piedra», dado que la audacia las dispuso para escuchar el mensaje. «La piedra que necesitamos que sea corrida es la piedra de la indiferen­cia y falta de solidaridad frente a los alarmantes nú­meros de pobres e indigen­tes que crece. Sabemos que muchas cosas están mal y que se nos presentan como desafíos urgentes para cam­biar, es decir, dejar atrás lo que nos deshumaniza y abrirnos con audacia hacia una convivencia en la que nos escuchemos, dialogue­mos y respetemos más, y puedan vivir dignamente. La gran pregunta es cómo se supera una prueba de ese tamaño. Cómo se pasa de la ‘anormalidad de la pande­mia’ que nos aísla y separa, a una normalidad que nos una y fraternice. El mensaje más claro y contundente que nos trae la pasión, muerte y resurrección de Jesús es que solos no podemos salvarnos y que Él es el salvador del mundo», ratificó el arzobispo Stanovnik.

Puede interesarle: Arzobispo Stanovnik urge a nuevos sacerdotes a la «oración diaria, meditación de la Palabra y sacramento de la Reconciliación»

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre