Arzobispo Martín: «A eso nos llama el Señor: a dar la vida»

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, afirmó que «es importante que cada año se renueve este Pacto y que cada día renovemos nuestra fidelidad al Señor, diciéndole que somos de Él y Él es nuestro», al presidir la Misa estacional por el Señor del Milagro, en el último día del Triduo del Milagro en Salta.

Arzobispo Martín: «A eso nos llama
Foto: YouTube Gobierno de Salta.

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, aseguró que «a eso nos llama el Señor: a dar la vida», al presidir en la catedral la Misa estacional por el Señor del Milagro, en el último día del Triduo del Milagro en Salta, en la mañana del miércoles 15 de septiembre. La Misa estuvo concelebrada por el arzobispo de Salta, Mario Cargnello; el obispo de San Justo, Eduardo García; y el obispo emérito de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, junto con sacerdotes del clero local.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«En estos pocos días que estuve aquí compartiendo con ustedes el Triduo del Señor y la Virgen del Milagro, he quedado muy reconfortado al ver la fe de todos ustedes», precisó, al destacar que «es hermoso que hoy podamos renovar este Pacto de Fidelidad, que ustedes desde ya hace siglos vienen realizando al Señor». «Qué importante es que cada año se renueve este Pacto y que cada día renovemos nuestra fidelidad al Señor, diciéndole que somos de Él y Él es nuestro. Este Pacto, esta alianza, esta renovación de la alianza es ante el Señor Crucificado. Esta es la gran paradoja, que dando la vida, perdiendo la vida se la salva, es lo que el Señor Jesús hizo por nosotros», afirmó el prelado.

Reiteró que «tanto amó Dios al mundo que nos envió para que fuéramos salvados por medio de Él». ¡Cuánto amor, cuánta misericordia, cuánta compasión del Señor por todos y cada uno de nosotros! por esta humanidad menesterosa, humanidad pobre, humanidad pecadora», reflexionó el prelado. Si nosotros amamos al crucificado y somos de Él también somos invencibles. Y también, si ofrecemos la vida como Él, estamos contribuyendo al bien tan precioso que nuestra patria necesita, para poder salir de su estado de postración y poder iniciar un rumbo de progreso, no sólo material sino espiritual, de fraternidad, de respeto por el otro, que sea realmente digno de la persona humana», enfatizó el arzobispo Martin, que sostuvo que «a eso nos llama el Señor: a dar la vida, a esa locura del amor, a despojarnos de todo, sabiendo que el amor vence al mundo».

Puede interesarle: Arzobispo Martín: «Si sos joven, preguntale al Señor: ¿Qué querés de mí?»

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre