Arzobispo de Toledo: «Es urgente recuperar en parroquias grupos de monaguillos»

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, indicó que «por medio de la formación y la introducción en la vida de oración, aquellos no se limitaran solo a desempeñar el servicio del Altar, sino que encontraran su sentido y cohesión, su alma, en el encuentro y la relación de amistad con Cristo, con la ayuda y la mediación de los sacerdotes».

Arzobispo de Toledo: «Es urgente
Foto: Arquidiócesis de Toledo.

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, precisó que «es urgente recuperar y revitalizar en parroquias» los grupos de monaguillos, en una carta sobre la pastoral vocacional con el título ‘Le hablaré al corazón’, por el inicio del inicio del curso en los Seminarios Diocesanos. El prelado aprovechó la ocasión para presentar una serie de propuestas para fomentar la vocación, como cuidar a los monaguillos y su formación, pedir a los profesores de Religión en centros públicos que promuevan las vocaciones, entre otros.

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«El encuentro con Cristo, que llama, es el origen de toda vocación. El servicio al altar es un momento muy especial de intimidad con Jesús. Es urgente que se recuperen y se revitalicen en nuestras parroquias los grupos de monaguillos», afirmó el arzobispo de Toledo. «Si no cuidamos esta cantera vocacional se lo ponemos difícil al Señor. La experiencia nos dice que, si hay monaguillos, en contacto con el Señor y con sacerdotes fervorosos y entregados, hay vocaciones», consideró, al sostener que la creación de grupos de monaguillos y el cuidado de estos chicos y sus familias «debe ser una tarea prioritaria en la parroquia».

Cerro sostuvo que «por medio de la formación y la introducción en la vida de oración, aquellos no se limitaran solo a desempeñar, de modo material, el servicio del Altar, sino que encontraran su sentido y cohesión, su alma, en el encuentro y la relación de amistad con Cristo, con la ayuda y la mediación de los sacerdotes». Indicó que la sensibilidad vocacional debe estar presente en todos los docentes de los centros. «La vocación sacerdotal nos afecta a todos y, por tanto, todos debemos estar atentos a los indicios vocacionales que un alumno pueda manifestar. No debe existir ningún temor en proponer directamente a una persona joven o menos joven la llamada del Señor», ratificó el prelado.

Puede interesarle: Obispo Martínez: «Dios sigue llamando a muchos jóvenes a consagrarse a Él»

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre