Arzobispo de Irlanda sobre prohibición de culto: «Es provocativa, presunta infracción de derechos constitucionales»

El presidente de la Conferencia Episcopal de Irlanda, Eamon Martin, aseguró que «las disposiciones precisas no son claras y en primera lectura parecen ser draconianas, yendo más allá de las restricciones con las que hemos estado cooperando a lo largo de la pandemia hasta la fecha».

Arzobispo de Irlanda sobre prohibición
Foto: Belfast Telegraph.

El arzobispo de Armagh y presidente de la Conferencia Episcopal de Irlanda, Eamon Martin, aseveró que la prohibición de culto «es provocativa y presunta infracción de derechos constitucionales», por la que la Iglesia católica busca asesoramiento jurídico para defender el derecho a la libertad religiosa. El ministro de Salud irlandés, Stephen Donnelly, firmó recientemente una ley que se conoce como ‘instrumento estatutario’ que convierte el culto público en delito. En Irlanda, los templos están cerrados por una disposición administrativa —en este último período— desde el 26 de diciembre pasado. Actualmente, hay un demanda ante el Tribunal Superior de Irlanda que impugna la prohibición del culto público que será abordada el 27 de abril próximo.

 

📣  Síganos en Telegram

🖐🏽 Colabore con Verdad en Libertad

📫 Suscríbase al boletín de VenL

«Las disposiciones precisas no son claras y en primera lectura parecen ser draconianas, yendo más allá de las restricciones con las que hemos estado cooperando a lo largo de la pandemia hasta la fecha. Buscaremos asesoría legal para asesorar sobre varias cuestiones relacionadas con el alcance del instrumento legal», precisó el arzobispo de Irlanda sobre la prohibición de culto, al solicitar «la suspensión del duro y poco claro instrumento legal». «Consideramos que la publicación de este instrumento legal, junto con las disposiciones penales asociadas, es provocativa y constituye una posible infracción de la libertad religiosa y de los derechos constitucionales», explicó.

Aseguró que días atrás el primer ministro irlandés les dijo que «entendía la importancia de la fe y el culto para el pueblo de Irlanda», pero justo después «este instrumento legal se introdujo de manera clandestina y sin previo aviso ni consulta». «Consideramos que esto es un abuso de confianza», denunció. Martin se reunió el lunes 19 de abril con Donnelly y Colette Bonner, de la Dirección general de Salud. Sostuvo en una declaración que Donnelly le dijo que la normativa «no pretendía señalar el culto», sino que estaba diseñada para regular las reuniones en interiores y exteriores. Afirmó que la regulación se introdujo «a pesar del apoyo constante de las iglesias a los mensajes de salud pública desde el comienzo de la pandemia».

Puede interesarle: Policía de Irlanda impide a los fieles ir a Misa

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre