ABBA DESIERTO 2. 

Continuación de Abba Desierto 1.

Por Silvio Pereira.

«Otro iniciado se acercó:
-Abba Desierto, indícame dónde está mi celda por favor.
-Hijo mío, desnúdate de todo y yo seré tu celda, tu santa intemperie».

«Tu celda, tu cielo». Así me lo enseñaron. «Retírate a tu celda y haz de ella tu cielo». Siempre lo entendí conforme aquella sentencia evangélica de que cuando ores retírate a tu habitación donde el Padre ve en lo secreto… Debo confesar que no pocas veces ha sido un infierno, lugar de los demonios…

La intemperie de uno mismo… ¿Quién pudiese estar frente a sí mismo desnudo y transparente? ¿Quién pudiese estar consigo mismo en paz, en serena aceptación gozosa del propio ser?

«Donde esté tu celda, esté tu cielo» o «sé tú la celda donde se abra el cielo». Para ello es necesario que se vaya desmontando todo. Habitar la celda interior, paradójicamente, consiste en derribar todas sus paredes y su techo e ir quitando todo amueblamiento. Pues la celda interior no será cielo mientras tantas apropiaciones nos esclavicen, un sinfín de pegotes que nos mantienen adheridos a la terraquiedad mundana y lejos del abrazo del Padre.

La contemplación es práctica pues de una humilde intemperie y una santa desnudez. Un descubrimiento en fe de la radical fragilidad que somos. Un reconocimiento en gracia de nuestra dependencia del Padre que nos ama. Una claudicación, una capitulación del yo autónomo que pretendía auto-afirmarse solo fundado en sí mismo. En cambio libremente surgirá la plegaria filial: «Necesito, Señor, ser rescatado. Acepto ser fundado en Ti. Eso soy y seré con alegría, un ser rescatado por Ti. Sólo Tú serás mi cimiento».

Solo así, desnudo en su intemperie existencial, como haciéndose nada para poseerlo todo, como perdiéndose para ganarse, podrá el contemplador sentirse seguro en el refugio del Padre que lo ama con libre gratuidad. Y sólo entonces la intemperie se volverá cobijo.

ABBA DESIERTO 2. Por Silvio Pereira.

El Padre Silvio Dante Pereira Carro es también autor del blog Manantial de Contemplación. Escritos espirituales y florecillas de oración personal.

2 Comentarios

  1. Encerrados nuevamente. Unidos en oración por las injusticias de la falta de libertad exterior. Descubriendo la libertad en el lugar mejor que existe dentro de uno mismo. Donde habita el Rey.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre