ABBA AGUA 4.

Continuación de Abba Agua 3.

Por Silvio Pereira.

– Dime Abba Agua: ¿qué hago para vivir en el Espíritu?
– Excava tu pozo, apuntala tus paredes y ve siempre más profundo.
Detente solo cuando el Agua que vive dentro tuyo ascienda desbordando tu brocal.

El Agua Viva vive dentro de ti. El Agua Viva late y nos llama desde nuestro fondo escondido. Así hemos sido creados. Somos como un pozo y el Agua Viva quiere llenar desbordante nuestro brocal.

Esto debe entenderse en dos niveles. En un nivel metafísico y antropológico creemos que el ser humano es ‘espíritu’. La antropología bíblica, pre-filosófica, concibe al hombre como estructuralmente creado para la comunicación con Dios. Los Santos Padres hablaban del capax Dei. El ser humano está ontológicamente abierto a Dios y lleva dentro de sí la capacidad para el encuentro con Él.

A nivel de la Nueva Creación en Cristo y por su Pascua, la Gracia Sacramental del Bautismo ha introducido en la naturaleza humana redimida —justificada— la presencia del mismísimo Dios, la inhabitación Trinitaria que se apropia a la acción del Espíritu Santo. Mientras el discípulo permanezca en la gracia santificante goza de este don y cuando por el pecado mortal lo pierda puede recuperarlo por el sacramento de la Reconciliación.

La experiencia de los espirituales y místicos nos enseña que el camino de la vida interior es una progresiva experiencia personal de esta Vida de Dios dentro nuestro; como un anoticiarse y tomar conciencia en la dinámica de la Gracia, de este fondo escondido donde Dios habita y nos espera para vivir en plenitud de Alianza. Así Santa Teresa en ‘Las Moradas o Castillo interior’ ponía la imagen de las múltiples habitaciones por recorrer hasta introducirnos en la alcoba nupcial del Rey. En verdad todos los místicos han intentado describir itinerarios usando diversas imágenes. Siempre se trata de recorrer un camino hacia la meta que podríamos decir se encuentra a la vez hacia lo alto y hacia lo profundo.

La vida de oración se podría decir que es como una excavación del corazón. Hay que adentrarse en la propia tierra porque en el fondo brotará el Agua Viva del Amor. La vida espiritual por tanto supone este trabajo de excavación, este ir hacia la profundidad. Sin embargo podríamos afirmar que hay dos dinámicas distintas, que a su vez constituyen niveles o dimensiones.

Una le corresponde al orante que está iniciándose en la vida interior. El orante pues lucha por concentrarse, persevera en el tiempo dedicado a rezar, aprende a defender ese espacio de encuentro con el Señor superando distracciones y arideces; en fin, hace de su oración personal un empeño metódico, frecuente y cotidiano. Sin orden y sin perseverancia no se puede crecer. He visto a muchas desalentarse y volver atrás, pues al no ser perseverantes y firmes en su opción orante, están siempre volviendo a comenzar. Como no apuntalan el pozo, las paredes se desmoronan y se obtura nuevamente el brocal; sacan un poco de Agua, pero su desidia les hace pasar más tiempo en árida excavación que en gozo de encuentro.

Aunque ciertamente en este nivel no es tanta el Agua que se puede sacar. Las herramientas con las que trabaja el orante no alcanzan grandes profundidades. Además es harto trabajo apuntalar las paredes del pozo, o sea consolidar lo alcanzado y permanecer en el diálogo. Pero es verdad que uno podría alcanzar cierta profundidad lindera a un salto de nivel en la experiencia orante: la adoración, el silencio asombrado y enmudecido frente a la Presencia misteriosa que parece envolvernos enteramente en derredor y llenarlo todo. La postración —exteriorización física de una actitud interior— suele expresar bien este acercamiento a lo Sagrado que irrumpe haciendo notar su vecindad con nosotros.

Otra dimensión es la contemplativa. Aquí se percibe la primacía del trabajo de Dios. Es difícil hablar de las purificaciones místicas o purgaciones infusas. Se han descripto con imágenes diversas: la noche, el cauterio, el flechazo, el capullo y más. ¿Quién pudiese dar cuenta con precisión de esta experiencia interior cual si fuésemos metidos en el sepulcro de Cristo? Obviamente es una profundización de la gracia de la Pascua comunicada en la gracia del Bautismo e incrementada por toda la economía de la gracia sacramental. Yo mismo he utilizado una imagen atrevida: el alma experimenta el toque del Señor, que si bien es como mano delicada y suave, se siente espiritualmente como una garra afilada que proveniente de las profundidades escondidas desgarra entre amor y dolor. Dios excava en amor y desmorona apuntalando en Cruz. Invita seductor al vaciamiento interior y el corazón clama: «Arráncalo todo. Ya arráncalo todo de una vez». ¿Qué pide que arranque? Todo cuanto separa y retrasa la Unión. Todo cuanto obtura que el Agua Viva ascienda poderosa y desbordante llenando el brocal del alma y regando toda tierra en derredor.

ABBA AGUA 4. Por Silvio Pereira.

El Padre Silvio Dante Pereira Carro es también autor del blog Manantial de Contemplación. Escritos espirituales y florecillas de oración personal.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre