PIDEN FRENAR EN ORÍGENES LA VIOLENCIA ANTICRISTIANA.

"La realidad es que Nigeria ya es una de las principales zonas de peligro del mundo para los cristianos"

El editor del informativo estadounidense 'Crux', John Allen, sostuvo que "las erupciones espectaculares de odio religioso generalmente son el resultado de una larga escalada de delitos menos atroces que pasaron desapercibidos y, por lo tanto, impunes, inculcando una sensación de impunidad", tras denunciar un caso concreto poco divulgado, en el estado de Kano, el cual es mayoritariamente musulmán. 

Boko Haram. Fuente: El Huffington Post.

El editor del informativo estadounidense 'Crux', John Allen, denunció que "la realidad es que Nigeria ya es una de las principales zonas de peligro del mundo para los cristianos", en un artículo de análisis que publicó sobre la delicada situación de libertad religiosa en el país africano donde se registran violentos ataques anticristianos por parte de islamistas como Boko Haram y los fieles padecen otras formas de discriminación. Aseguró que "las erupciones espectaculares de odio religioso generalmente son el resultado de una larga escalada de delitos menos atroces que pasaron desapercibidos y, por lo tanto, impunes, inculcando una sensación de impunidad entre los delincuentes".

Denunció un caso concreto poco divulgado, en el estado de Kano, el cual es mayoritariamente musulmán. Aseguró que, en Navidad, el ciudadano cristiano Richard Solomon Musa Tarfa fue arrestado por el supuesto delito de "secuestro criminal de menores", junto a otras acusaciones, cuando en realidad este es cofundador del hogar para niños huérfanos y desplazados 'Centro Du Merci', a pesar que la situación legal de la institución fue aclarada por completo 18 años atrás después de una redada similar de las autoridades. El defensor católico de los derechos humanos de Reino Unido, Lord David Alton, fue notificado del caso y escribió a las autoridades sin obtener respuesta. A pesar de esta denuncia y la de la organización 'Christian Solidarity Worldwide', el hecho es poco conocido incluso en Nigeria.

"Nadie murió ni resultó herido, solo dos personas fueron arrestadas, y una de ellas fue liberada poco después", explicó Allen, quien acreditó a la ausencia de una violencia desenfrenada la falta de interés de los medios y el público general. Sostuvo que la persecución a pequeña escala motiva la persecución violenta. "Es completamente posible que los militantes de Boko Haram que participaron en esos asesinatos -decapitaciones de 10 miembros de una fiesta nupcial católica y la muerte a tiros de otro en represalia por la muerte del jefe del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi- hayan sido alentados a hacerlo por el hecho de que otros actos de hostigamiento y persecución de bajo nivel fueron tolerados en silencio por las autoridades locales o, en el caso de Tarfa, de hecho realizados por ellas", aseveró. 

Fuente: Gaudium Press.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.