PERDONA A LOS QUE LO CALUMNIAN O QUIEREN ENFRENTARLO CON FRANCISCO.

Cardenal Sarah ratifica que Benedicto XVI es coautor de nuevo libro en defensa del celibato e indica que en futuras versiones aparecerá como colaborador

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Robert Sarah, ratificó que Benedicto XVI es coautor del libro 'Desde lo más profundo de nuestros corazones', que será publicado el miércoles 15 de enero, y que en las versiones posteriores del texto -que va a permanecer sin cambios- el Papa emérito aparecerá como colaborador del mismo, luego de la controversia mediática. Tras hablar con el prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gänswein, él mantiene las afirmaciones de su comunicado oficial. "Mi afecto a Benedicto XVI se mantiene intacto y mi obediencia filial al Papa Francisco sigue siendo absoluta", aseguró Sarah. 

14.01.2020  |  Cardenales  |  Jennifer Almendras.

El cardenal y prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Robert Sarah, ratificó que Benedicto XVI es coautor del libro 'Desde lo más profundo de nuestros corazones', que será publicado el miércoles 15 de enero por la editorial Fayard, y que en las versiones posteriores del texto -que va a permanecer sin cambios- el Papa emérito aparecerá como colaborador del mismo, tras las controversias generadas al respecto. Indicó que tras hablar una conversación con el prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gänswein, mantiene las afirmaciones de su comunicado oficial, según precisó 'InfoCatólica'. El lunes 13 de enero, el Vaticano indicó en un editorial de Andrea Tornielli que el libro era solo un aporte y contribución sobre el celibato sacerdotal en "obediencia filial" a Francisco. 

"Considerando las controversias que provocaron la publicación del libro 'Desde lo más profundo de nuestros corazones', se decide que el autor del libro será para futuras publicaciones: cardenal Sarah, con la contribución de Benedicto XVI. Sin embargo, el texto completo permanece sin cambios", indicó Sarah en Twitter, quien luego aseguró que habló "esta mañana con el arzobispo Georg Gänswein". "Este comunicado de prensa sigue siendo mi única versión del desarrollo de los hechos. También tuve una conversación con la gerencia de Fayard para poner en práctica las solicitudes específicas de Mons. Gänswein", afirmó. Además, precisó que perdona a todos los que lo calumniaron, dado que diversos medios de comunicación y sus corresponsales en Roma lo acusaron sin pruebas de manipulación. Frente a las primeras acusaciones mediáticas, Sarah publicó fotos de las cartas y escritos que el Papa emérito le hizo llegar. "Los ataques parecen implicar una mentira de mi parte. Estas difamaciones son de gravedad excepcional. Esta noche doy las primeras pruebas de mi estrecha colaboración con Benedicto XVI para escribir este texto a favor del celibato. Hablaré mañana si es necesario", afirmó, al anticipar las 3 fotos de 3 cartas firmadas por Benedicto XVI sobre el libro que trabajaron, indicó 'ACI Prensa'.

Posteriormente, dio a conocer la cronología precisa que dio origen al libro en un comunicado y argumentó que tanto la idea de la publicación como el contenido concreto de la misma fueron aprobadas expresamente por Benedicto XVI, sostuvo 'Religión en Libertad'. "La polémica que desde hace varias horas pretende ensuciarme al insinuar que Benedicto XVI no estaba informado de la aparición del libro 'Des profondeurs de nos coeurs' es profundamente abyecta. Perdono sinceramente a todos los que me calumnian o quieren oponerme al Papa Francisco. Mi afecto a Benedicto XVI se mantiene intacto y mi obediencia filial al Papa Francisco sigue siendo absoluta", aseguró Sarah, en el final del comunicado en el que reafirmó sus palabras.

Comunicado integro que el cardenal Sarah reafirmó

"El pasado 5 de septiembre, tras una visita al monasterio Mater Ecclesiae donde vive Benedicto XVI, escribí al Papa emérito para pedirle si era posible que escribiese un texto sobre el sacerdocio católico, con una atención particular sobre el celibato. Le explicaba que yo mismo había comenzado una reflexión en la oración. Añadía: “Imagino que usted pensará que unas reflexiones por parte suya podrían no ser oportunas a causa de las polémicas que tal vez provocarían en los medios, pero estoy convencido de que toda la Iglesia tiene necesidad de ese regalo, que podría ser publicado en Navidad o a principios del año 2020”.

El 20 de septiembre, el Papa emérito me dio las gracias y me escribió que él también, por su parte, antes incluso de recibir mi carta, había comenzado a escribir un texto sobre ese asunto, pero que sus fuerzas no le permitían ya redactar un texto teológico. Sin embargo, mi carta le había animado a retomar ese largo trabajo. Añadía que me lo transmitiría cuando la traducción en lengua italiana estuviese terminada.

El 12 de octubre, durante el sínodo de obispos sobre la Amazonia, el Papa emérito me envió en pliego confidencial un texto largo, fruto de su trabajo de los meses anteriores. Al comprobar la amplitud de este escrito, tanto en fondo como en forma, inmediatamente consideré que no sería posible proponérselo a un periódico o a una revista, debido a su volumen y a su naturaleza. Inmediatamente propuse al Papa emérito la aparición de un libro que supondría un inmenso bien para la Iglesia, integrando su texto y el mío. Tras varios intercambios para la elaboración del libro, finalmente el 19 de noviembre envié al Papa emérito un manuscrito completo que incluía, según habíamos decidido de común acuerdo, la cubierta, una introducción y una conclusión comunes, el texto de Benedicto XVI y mi propio texto. El 25 de noviembre, el Papa emérito expresaba su gran satisfacción con los textos redactados en común, y añadía esto: “Por mi parte, estoy de acuerdo en que el texto sea publicado en la forma que usted había previsto”.

El 3 de diciembre acudí al monasterio Mater Ecclesiae para agradecerle de nuevo al Papa emérito que me otorgase tan gran confianza. Le expliqué que nuestro libro se imprimiría durante las vacaciones de Navidad, que aparecería el miércoles 15 de enero y que, en consecuencia, iría a llevarle la obra a principios de enero al regresar de un viaje a mi país natal.

La polémica que desde hace varias horas pretende ensuciarme al insinuar que Benedicto XVI no estaba informado de la aparición del libro 'Des profondeurs de nos coeurs' es profundamente abyecta. Perdono sinceramente a todos los que me calumnian o quieren oponerme al Papa Francisco. Mi afecto a Benedicto XVI se mantiene intacto y mi obediencia filial al Papa Francisco sigue siendo absoluta".  

Fuente: Agencias.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.