AL PEDIDO DE 'SALVEMOS LAS DOS VIDAS' FRENTE A PROYECTOS ABORTISTAS.

Miles participan bajo una fuerte lluvia de la Marcha por la Vida en Brasil

Los manifestantes afirmaron en San Pablo que "la defensa del derecho a la vida y la promoción de condiciones para la vida digna de todos los ciudadanos es el primer deber de los legisladores" y denunciaron "como inhumanas e ilegítimas las leyes que atenten directa o indirectamente contra la vida humana".  El cardenal Odilo Scherer participó de la Marcha con la iniciaron la Semana Nacional de la Vida. 

01.10.2018  |  Brasil  |  Jennifer Almendras.

Miles de personas, con cantos y frases como "¡Vida sí, aborto no!" y "¡Salvemos las dos vidas!", se movilizaron bajo una fuerte lluvia para participar de la Marcha por la Vida, organizada por entidades provida, en el centro de San Pablo, frente a los intentos de legalizar el asesinato de niños en el vientre materno hasta las 12 semanas, el 30 de septiembre.

La movilización, dio inicio a la Semana Nacional de la Vida, que culminará el 8 de octubre próximo en el Día del Nacimiento. El cardenal y arzobispo de San Pablo, Odilo Scherer, destacó el valor de los presentes por manifestarse masivamente "en favor de la vida del bebé y de la madre".  En el 'Manifiesto por las dos vidas' afirmaron que "la vida está por encima de cualquier bien económico y se constituye en el primer derecho a ser preservado por leyes sabias y políticas públicas de gobierno, por iniciativas sociales, culturales". 

"Cuando el derecho a la vida es negado, o no es debidamente valorado, todos los demás derechos dejan de existir, o quedan expuestos a riesgos e inseguridades. La defensa del derecho a la vida y la promoción de condiciones para la vida digna de todos los ciudadanos es el primer deber de los legisladores y gobernantes. Denunciamos como inhumanas e ilegítimas todas las leyes que atenten directa o indirectamente contra la vida humana", afirmaron. 

Fuente: Jornal O São Paulo.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.