ANTE EL SÍNODO GENERAL DE LA IGLESIA ANGLICANA.

Arzobispo irakí: "Somos odiados porque persistimos en querer vivir como cristianos"

El arzobispo católico caldeo de Erbil, Bashar Matti Warda, habló a los miembros del Sínodo General de la Iglesia Anglicana sobre la agónica situación de los cristianos en Irak. Anteriormente había pronunciado un discurso ante el Parlamento británico, en el que pidiú una acción militar de tierra.

12.02.2015  |  Irak  |  VenL.

TEXTO ÍNTEGRO DE LA INTERVENCIÓN DEL ARZOBISPO WARDA ANTE EL SÍNODO ANGLICANO

Me dirijo a vosotros,

miembros del Sínodo,

Permítanme en primer lugar agradecerles por haberme invitado al Sínodo General de la Iglesia Anglicana. Estoy muy agradecido por esta oportunidad que me han dado para compartir con vosotros el dolor y la esperanza que sentimos en Irak. Debo confesar que este discurso es, quizás, el más difícil que he enfrentado nunca. Muchas veces he hablado ante un público como éste, integrado por las almas generosas y lleno de respeto, pero siempre lo he hecho para la emisión de advertencias acerca de lo que podría haber pasado, y para promover la inversión y para dar a conocer las oportunidades reales. Pero esta vez la situación es diferente.

El cristianismo en Irak está pasando por uno de los peores y más complicada períodos de su larga historia, que se remonta al primer siglo. En todos estos siglos hemos tenido muchas dificultades y persecuciones, en las que brindamos caravanas de mártires. La comunidad cristiana ha enriquecido la Mesopotamia en todas las etapas de su viaje histórico a través de la religión, la cultura y la civilización, así como ha fomentado una cultura de convivencia, a pesar de las heridas de dolor experimentado durante los siglos.

Al menos en tres ocasiones en las últimas décadas nuestro pueblo fue expulsado por la fuerza con el desplazamiento interno y la emigración, dejando cada vez a la espalda una historia y una cultura que muchos han tratado de suprimir y eliminar para que no quede rastro. La población cristiana de muchos pueblos ha experimentado cambios fundamentales en el período a partir del final de la Segunda Guerra Mundial. Y antes de eso, fuimos víctimas de genocidio a manos de los turcos otomanos durante la masacre de Safar Ber lik en 1915, y todavía la Masacre de Semele de 1933 por el ejército irakí. Durante el levantamiento kurdo de 1961 y el levantamiento Soriah en 1969 hemos sido desplazados por la fuerza de muchos pueblos y ciudades, y trasladados a Bagdad y Mosul.

Estos actos de genocidio, que se han organizado debido al azar, así como al constante movimiento, han seguido sin descanso desde Basora, Bagdad y Kirkuk también el día después del cambio de régimen en 2003. La violencia ha llegado a su punto máximo con la masacre de la Iglesia siro-católica de Nuestra Señora de la Salvación en Bagdad, en 2010, durante el cual decenas de fieles fueron masacrados a sangre fría. Esto fue seguido por los incidentes de terrorismo y el éxodo de 2014, cuando la población cristiana ha experimentado el peor acto de genocidio en nuestra patria. Hoy en Mesopotamia el cristianismo está en peligro tanto como religión, como como cultura.

Queridos hermanos y hermanas,

en el último año pasado más de 125.000 cristianos han tenido que huir de sus aldeas por la fuerza, sólo porque han optado por permanecer cristianos y negarse a las condiciones impuestas por las milicias del Estado Islámico. Tuvieron que huir en medio de la noche, con la cobertura ofrecida por la oscuridad y las tinieblas. Muchos de ellos han tomado el camino del Gólgota por varias horas, después de haber dejado todo atrás, no poseer nada más que la ropa que llevaban puesta en ese momento. Yendo a pie, han buscado refugio en la región del Kurdistán, considerado relativamente seguro, sin saber si algún día podrán volver en sus hogares. La política de clasificación que se utiliza para definir a estos hermanos y hermanas es "desplazados". Y si decides cruzar una frontera internacional, su condición se etiqueta bajo "refugiados".

En estos días la multitud de desplazados entre nosotros están recibiendo malas noticias, que hablan de saqueo y pillaje de sus casas y la destrucción de algunos de ellas, como consecuencia de las operaciones militares. Ellos son conscientes de que la liberación militar de estas áreas no se equipara a la liberación política de las mismas. Estamos a la espera de saber que nuestros pueblos están a salvo y seguros. Realmente creemos que nuestro amado Señor nos concederá la gracia de asistir a ese día; y ese mismo día nos volveremos a nuestras casas, vacías y en ruinas, nuestros hospitales y nuestras escuelas vaciadas. Y lo mismo será cierto para nuestras iglesias preciosas; es una fuente de gran dolor para nosotros imaginar lo que se abrirá ante nuestros ojos, cuando volvamos. Pero también somos capaces de reconstruir.

Hoy hay familias que dependen totalmente para su propia supervivencia de la caridad de los demás. Hace menos de un año, las mismas familias vivían en sus casas y eran más que autosuficientes, con el dinero que necesitaban para sobrevivir otorgado con regularidad y, en algunos casos, incluso en abundancia. Ahora oramos en tiendas de campaña, después de haber dejado atrás las viejas iglesias que han vivido la historia de un cristianismo floreciente, bendecido por la fuerza de voluntad de los fieles y al testimonio de los mártires.

Demasiadas familias han perdido la confianza en sus tierras. Y esto no debería sorprender a nadie. La patria de los cristianos los rechazó y ahuyentó. Ellos han optado por moverse hacia lo desconocido, en la confianza de que estarán más seguros. El camino a la emigración está salpicado con una larga cola. Nuestros amigos y nuestras familias están alineados en la cola, esperando por meses y años en Turquía, Líbano y Jordania, para aprovechar la oportunidad de moverse de nuevo, tal vez por última vez, a América del Norte, Europa o Australia. La diferencia de perspectiva entre los desplazados internos y un refugiado es que este último ha tomado la decisión final para irse. La crisis de los refugiados que estamos viviendo hoy en el Kurdistán es conocida como la crisis de los refugiados en la tierra de nuestros vecinos. Los desplazados aún no han tomado una decisión final o han optado por conseguir un poco de dinero, antes de salir.

Para mí es un eufemismo decir simplemente que tenemos una necesidad desesperada de apoyo financiero y material, para que nuestras familias puedan permanecer y sobrevivir, o salir y sobrevivir de todos modos. En términos de ayuda, esta crisis ha llegado a un nivel de urgencia crónica.

Para la Iglesia Caldea, y para nuestras Iglesias hermanas de Oriente, la persecución que está experimentando nuestra comunidad es dos veces dolorosa y grave. Nos vemos afectados personalmente por la necesidad y el hecho de que nuestra Iglesia, una vez vibrante, se está desmoronando ante nuestros propios ojos. La emigración masiva que está en curso en este momento hace que sea cada vez más débil mi Iglesia. Esta situación que causa una profunda tristeza. Y nosotros, que somos parte de la jerarquía eclesiástica a menudo nos sentimos tentados a animar a nuestros feligreses para quedarse, a mantener viva la presencia de Cristo en esta tierra especial. Pero, con toda honestidad, yo y mis hermanos obispos, junto con los sacerdotes, no podemos hacer mucho más que sugerir a los padres a reflexionar profundamente sobre la elección, teniendo en cuenta todos los elementos, y orar mucho y tan profundo antes de tomar una decisión de este tipo, importante y tal vez incluso un poco peligrosa.

La Iglesia no puede y no se arriesga a garantizar la seguridad de base de la cual sus miembros necesitan para prosperar. No es ningún secreto que el odio hacia las minorías ha aumentado en ciertos círculos en los últimos años. Y es difícil entender las razones de este odio. Somos odiados porque persistimos en querer vivir como cristianos. En otras palabras, somos odiados porque seguimos exigiendo derechos humanos básicos. Todos tenemos la responsabilidad de ayudarnos, en primer lugar, a través de nuestra oración personal y sacrificio, y luego con una campaña de sensibilización en la comunidad internacional, para crear conciencia sobre la frágil situación en la que vive la comunidad cristiana iraquí.

Luego hay dos cosas que nosotros, como Iglesia, podemos hacer. La primera es orar. La segunda es utilizar las relaciones y redes que comparten como parte de la Iglesia de Cristo, para conocer los peligros reales que enfrenta nuestro pueblo, puesto que está en riesgo su supervivencia. Nunca podré repetir con la suficiente fuerza que nuestro bienestar, como comunidad histórica, ya no está en nuestras manos. El futuro llegará, de una manera u otra, y para nosotros esto significa esperar a ver qué tipo de ayuda, militar y humanitaria, nos será dada.

Hay varios proyectos de ayuda y asistencia para los que necesitan fondos y recursos; en particular, le pedimos su ayuda para el alquiler de viviendas para los cristianos refugiados que viven, todavía, en las escuelas públicas y pedimos ayudar en la construcción de viviendas en los terrenos de la Iglesia. Es un proyecto necesario y vale la pena. Con su ayuda vamos a permitir a las familias a encontrar un entorno más estable y permitir que busquen un puesto de trabajo en la zona, aunque se están desarrollando planes que traerá la emigración a largo plazo. Su ayuda para el seguimiento de esta solución a corto y largo plazo, es absolutamente necesaria. Y hay otros proyectos que podrían ser igual de útiles.

Estamos muy agradecidos por la ayuda prestada hasta ahora por las distintas organizaciones. Esta generosidad ha alimentado las esperanzas de muchos.

Fuente: Asia News.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.