GOBIERNO LOCAL RECULÓ EN SU EMPEÑO.

Católicos detienen la demolición de su iglesia en China

Sacerdote y miles de católicos se reunieron, bajo la lluvia, entorno al templo y el muro que lo rodea para detener la demolición de su capilla ubicada en Wangcun, una localidad situada a pocos kilómetros de Changzhi. Las autoridades debieron frenar la destrucción del templo, que tiene más de 100 años, luego de que los fieles obstaculizaron el trabajo de las topadoras y el accionar de los policías. 

29.08.2017  |  China

Sacerdotes y miles de católicos se reunieron, bajo la lluvia, entorno al templo y el muro que lo rodea para detener la demolición de su capilla ubicada en Wangcun, una localidad situada a pocos kilómetros de Changzhi, en el sudeste de Shanxi, mientras realizaban oraciones y pedían a Dios para que las autoridades "actúen ateniéndose a la ley del Estado, que protege la libertad religiosa", el 29 de agosto. 

Los fieles que gritaban "¡Jesús, sálvame!" y "¡Madre María, ten piedad de nosotros!" obstaculizaron el trabajo de las topadoras y el accionar de los policías para derribar la iglesia, que tiene más de 100 años. El gobierno local pretende construir una plaza en su lugar, pese a que 10 años atrás, otorgó el permiso para restaurar el templo, edificado en las primeras décadas del siglo pasado, que es considerado un monumento. Actualmente, las autoridades debieron frenar la demolición. 

Las obras de restauración, que comenzaron hace cuatro meses con la colaboración monetaria de los fieles, debieron detenerse por motivos "urbanísticos", tras la decisión del Comité Distrital del Partido Comunista. Estos junto al gobierno del distrito, decretaron la demolición de la iglesia, al sostener que en su lugar se construirá "una plaza para enriquecer la vida del pueblo". En Changzhi, hay más de 50.000 católicos, que cuentan con el servicio pastoral de 47 presbíteros. 

Fuente: Asia News.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.