TRABAJÓ INCANSABLEMENTE POR LAS JÓVENES DEL PAÍS ASIÁTICO.

Religiosa misionera en Japón celebra sus 110 años al ritmo de las castañuelas

La misionera española de la Congregación de las Adoratrices, Victoria De la Cruz García, celebró su cumpleaños 110, al ritmo de la canción 'Que viva España', con castañuelas junto a sus compañeras de comunidad en Tokio. La monja María Elisa indicó que Victoria "es muy alegre, toca las castañuelas tan bien que antiguamente la llamaban hasta de una orquesta en Japón para que les acompañara en conciertos". 

La misionera española de la Congregación de las Adoratrices en Japón, Victoria De la Cruz García, celebró su cumpleaños 110, al ritmo de la canción 'Que viva España', con castañuelas junto a sus compañeras de comunidad en Tokio, el 6 de julio. La religiosa nació el 24 de junio de 1907 en Málaga. Llegó a Japón en 1936, donde fue testigo de la Segunda Guerra Mundial y los ataques a Hiroshima y Nagasaki.

La monja María Elisa indicó que la hermana Victoria "es muy alegre, toca las castañuelas tan bien que antiguamente la llamaban hasta de una orquesta en Japón para que les acompañara en los conciertos". "Y además, tiene una mente privilegiada, no perdona el hecho de leer la prensa a diario, tanto en inglés como en japonés. Es extraordinaria. Se curtió en la Guerra Mundial y después del conflicto, trabajó incansablemente por las jóvenes que, debido a la penuria, emigraban a la ciudad", precisó.

Durante sus años como misionera, Victoria trabajó en varios colegios de Japón, fue condecorada por el gobierno y fue superiora en varias de las comunidades. Actualmente, vive en una residencia de religiosas en la ciudad de Kitami, en Tokio, donde asisten a mujeres pobres para evitar que caigan en la prostitución. "Nada me molesta ni me hace sufrir, estoy muy bien y doy gracias a Dios y a todos", reflexionó Victoria.

Fuente: ACI Prensa.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.