"EMBRIAGADOS POR NUESTRA SOBERBIA".

Cardenal Rivera: "En ocasiones creemos estar más allá del bien y del mal"

Durante la misa del pasado domingo en la Catedral Metropolitana, el Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, sostuvo que Jesús, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, "viene a salvar a los pecadores y sólo puede salvar a aquellos que se reconocen y se sienten pecadores; Él no ha venido para los que se sienten justos y buenos, con ellos no tiene nada que hacer, con ellos nada puede hacer".

17.01.2017  |  Cardenales  |  VenL.

Explicó que es necesario reconocer nuestros pecados y miserias: "Todos pecamos y en muchas cosas, dice la Escritura, reconozcamos nuestra realidad de pecadores y la salvación llegará a nosotros".

Comentó que es bueno acudir al psicoanalista, al psiquiatra o al psicólogo para muchos de nuestros males, pero si de verdad queremos sanar de nuestros pecados, sólo hay Uno que quita el pecado, Cristo Jesús.

"Ante la realidad de nuestros pecados personales y de nuestros pecados sociales, podemos caer en un doble extremo: En ocasiones nos resistimos a reconocer nuestros pecados y nuestros males, embriagados por nuestra soberbia creemos estar más allá del bien y del mal, queremos convencernos a nosotros mismos que vamos por el camino correcto, cuando hay tantas cosas que urge enderezar en nuestra vida y en la vida de nuestra sociedad".

No hay peor ciego que aquel que no quiere ver, comentó: "Estamos necesitados del Salvador, porque las salpicaduras del pecado del mundo nos llegan a cada uno en lo personal y a nuestra sociedad. Pero hay otro extremo muy peligroso en nuestros días, reconocer nuestros pecados y nuestros males, exhibirlos y remarcarlos, para exasperar, para llegar a la violencia, para caer en la depresión, para llegar a quitarnos y quitar a los demás la esperanza. Este no es el camino del Evangelio", dijo Rivera.

Fuente: SIAME.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.