"ESTAMOS HABLANDO DE LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS".

Cardenal Burke: "La Iglesia no puede permitir lo que el mismo Cristo no permite"

Uno de los cardenales que realizó las cinco preguntas sobre 'Amoris Laetitia', Raymond Burke, recordó que "no puede tener acceso a los sacramentos él o ella que no está viviendo de conformidad con la verdad de Cristo". "En todas partes donde voy, me encuentro con muchos fieles, sacerdotes, obispos, que se encuentran en un estado de confusión muy grave en esta materia. Sólo cuando estas cuestiones resulten apropiadamente contestadas, se disiparán las divisiones. Hay gente inducida a errores que comprometen su salvación", lamentó. 

22.12.2016  |  Cardenales  |  Jennifer Almendras.

El cardenal estadounidense y prefecto emérito del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, Raymond Burke, afirmó que "el problema está en que si uno tiene relaciones sexuales con alguien que no es su cónyuge, está en pecado y vivir en semejante estado de manera permanente significa que no puede tener acceso a los sacramentos porque él o ella no está viviendo de conformidad con la verdad de Cristo", y que frente a ello "no hay otra manera que la Iglesia otorgue permiso a alguien a hacer alguna cosa que el mismo Cristo no permite", el 15 de diciembre pasado, durante una entrevista en el programa de televisión 'The World Over with Raymond Arroyo', de EWTN, donde fue consultado sobre las preguntas que realizó junto a los cardenales Walter Brandmüller, Carlo Caffarra y Joachim Meisner sobre el Magisterio de la Iglesia, tras la publicación de la Exhortación Apostólica de Francisco 'Amoris Laetitia'. 

"En todas partes donde voy, me encuentro con muchos fieles, sacerdotes, obispos, laicos, que se encuentran en un estado de confusión muy grave en esta materia. Hay casos de un cura diciendo en una Confesión una cosa, mientras que otro dice otra. Sólo cuando estas cuestiones resulten apropiadamente contestadas, se disiparán las divisiones. Pero lo que está pasando ahora en la medida que esto continúe así las divisiones sólo se agravarán. Y claro, las divisiones engendran errores y aquí estamos hablando de la salvación de las almas. Hay gente inducida a errores que comprometen su salvación", aseveró. Asimismo, indicó que le "resultó muy ofensivo" las palabras del Padre Antonio Spadaro, quien dijo que Francisco "no contesta a preguntas binarias, tal como las que le plantearon, sino que el Papa contesta preguntas sinceras efectuadas por pastores". "Constituye incumbencia específica al Papa como Pastor de la Iglesia Universal, como guardián de la unidad de los obispos, y de todo el cuerpo de Cristo contestar tales preguntas, y sugerir que el sólo formular estas preguntas -como lo hizo el Padre Spadaro- constituye un signo de 'insinceridad', resulta muy ofensivo. Puedo asegurarle de mi parte y en nombre de los otros cardenales que firmaron la dubia, que no habríamos formulado estas preguntas si no fuera por una profunda y sincera preocupación por la Iglesia misma, y por los individuos de la fe católica", aseguró. 

Burke explicó "estamos ante una completa ruptura de la enseñanza de la Iglesia, un distanciamiento total de lo que la Iglesia siempre dijo y practicó", y que a "eso no se le puede llamar una 'maduración'", como lo consideró el cardenal Christoph Schönborn. "Una maduración es algo orgánico, en donde uno ve que lo que la Iglesia ha venido enseñando sobre el matrimonio, ahora resulta mal expresado. En la historia de la Iglesia ha habido casos de conflictos similares a los presentes, pero yo percibo que hay un espíritu mundano que ha ingresado a la Iglesia y que dividiría a los fieles en varios bandos distintos: liberales y conservadores, o 'fundamentalistas' como les gusta llamar a algunos a los que nos esforzamos en mantener intacta la enseñanza constante de la Iglesia", argumentó. El prelado indicó que quieren "dejan sentado que sus preguntas fueron formuladas con gran serenidad y gran respeto". "Estamos sumamente preocupados por la verdad de la doctrina de la fe y mantener su integridad. ¿Qué haremos ahora en más? Tenemos que continuar preservando la verdad con caridad, especialmente los que somos cardenales, que somos los principales asesores del Santo Padre, y que tenemos el deber de defender a la Iglesia de esta clase de ataques que apuntan a sus fundamentos mismos. Aquí estamos hablando acerca de la enseñanza sobre el matrimonio, que es el fundamento de la familia, y estos ataques desestabilizan a la Iglesia y a la sociedad en general", alertó. 

Fuente: World Over de EWTN (Youtube).

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.