SATANISTAS PROFANARON LA IMAGEN DE LA VIRGEN MARÍA.

Miles de cristianos participan de acto de desagravio por ritual satánico en Oklahoma

El vicario general de la Arquidiócesis de Oklahoma, William Novak, participó de la caminata por la paz de cristianos de diversas confesiones, donde algunos de rezaron el Rosario, otros entonaban himnos o simplemente oraban. "Estamos unidos en contra del maligno y confiamos en la bondad de nuestro Señor. Pedimos a Dios que disipe toda oscuridad y maldad en la ciudad, nación y el mundo entero", destacó Novak. 

Miles de cristianos de diversas confesiones participaron un acto de desagravio y una caminata por la paz, tras la denominada 'Misa negra' y el ritual satánico que se realizó el 15 de agosto pasado, en la Solemnidad de la Asunción, donde los satanistas profanaron una imagen de la Virgen María, en un edificio público, con permiso otorgado por las autoridades de la ciudad estadounidense de Oklahoma. Pese a las diversas protestas, los funcionarios locales dijeron que la 'Misa negra', dirigida por Adam Daniels, que fue condenado por agresión sexual en 2009 y que realizó un evento similar en 2014, tras robar una hostia consagrada con el propósito de profanarla, estaba "protegida por la libertad de expresión". 

"Para nosotros, la 'Misa negra' es una farsa. Se golpea el corazón de la comunidad. Los satanistas están tratando de enviar un mensaje a una comunidad conocida por su fe. Queremos mostrar a nuestros hijos que nuestra fe no es un acto pasivo; se le tiene que dar a la gente una razón de nuestra esperanza, y esa esperanza es Jesucristo", sostuvo Bryan Estabrooks, un feligrés que caminaba con su esposa y sus tres hijos, en la marcha por la paz. Cientos de católicos participaron de una Eucaristía de desagravio en el jardín del centro cívico, antes de que los satanistas realizaran el ritual. El vicario general de la Arquidiócesis de Oklahoma, en representación del arzobispo Paul Coakley, William Novak, participó de la caminata a través de la ciudad, donde algunos de rezaron el Rosario, otros entonaban himnos o simplemente oraron. La marcha terminó en la Primera Iglesia Metodista Unida de Oklahoma, donde se realizó una oración ecuménica. 

Novak recordó a todos los presentes "todos somos hermanos unidos en la paz y en la oración, reunidos para apoyarnos en contra del mal", alrededor de la imagen 'Y Jesús lloró', un conocido símbolo de la esperanza y la fe en la Catedral de San José. "Al estar reunidos aquí en este lugar se nos recuerda lo que el maligno le ha hecho a nuestra ciudad y las vidas que destruyó. Pero también somos conscientes del bien que yace en el corazón de cada ser humano, del bien que supera al mal. Por eso nos encontramos hoy aquí, para estar unidos en contra del maligno y confiar en la bondad de nuestro Señor, fuente de todo lo que es bueno y sagrado. Pedimos a Dios que disipe toda oscuridad y maldad en la ciudad, nación y el mundo entero", destacó Novak.  

Fuente: ACI Prensa.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.