DE UN DISPARO EN LA CABEZA.

El Estado Islámico asesina a un sacerdote copto cuando salía de Misa en el Sinaí egipcio

Wilayat Sina, filial de Estado Islámico en Egipto, se adjudicó la responsabilidad del asesinato del sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Copta, Rafael Moussa. El portavoz de la Iglesia Católica de Egipto, Rafic Greiche, aseveró que "los cristianos han sido durante mucho tiempo un objetivo de los terroristas que consideran que las minorías religiosas o de otras sectas musulmanas son enemigos para atacar".

Wilayat Sina, filial de Estado Islámico en Egipto, se adjudicó la responsabilidad del asesinato del sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Copta, Rafael Moussa, de 46 años, quien recibió un disparo en la cabeza cuando salía de una Misa y se encontraba junto a su coche en Al Arish, la capital del Sinaí egipcio, el 30 de junio. En julio de 2013, los yihadistas ya mataron a tiros a otro sacerdote, Mina Abud, tres días después de que el ejército derrocara al presidente islamista Mohamed Mursi, respaldado por los Hermanos Musulmanes.

"Nuestros soldados de Estado Islámico han logrado abatir con éxito al cura Moussa Azmi, conocido como Rafael, que luchaba contra el islam", indicaron los extremistas, que tienen presencia fuerte en el desierto del Sinaí, donde organizaciones armadas se benefician de un negocio de secuestros, tráfico de migrantes, de armas, drogas y otras mercancías. Frente al hecho que golpeó a la comunidad cristiana presente en la región, el sacerdote y portavoz de la Iglesia Católica de Egipto, Rafic Greiche, aseveró que "los cristianos han sido durante mucho tiempo un objetivo de los terroristas que se hacen llamar yihadistas de inspiración wahabbita y consideran que las minorías religiosas o de otras sectas musulmanas son enemigos para atacar".

Greiche afirmó que "esta es un área ya en el centro de graves episodios de violencia yihadista, con la matanza de soldados, policías, soldados; sacerdotes y religiosos son considerados un blanco legítimo". "Se trata de una mentalidad arraigada en los grupos de combate que hay que combatir, tanto en el plano militar, como a través de la educación y la escolarización de las nuevas generaciones. Un largo proceso que lleva tiempo, pero es necesario. El ataque al sacerdote, coincidiendo con el aniversario de Abud no puede ser accidental. También ayer en el Minya se quemaron algunos hogares cristianos. Estos episodios de violencia, podrían ser la venganza de los partidarios de Morsi, que quieren atacar a los cristianos, ya que no apoyaban al presidente en el momento", aseveró el prelado católico. 

Fuente: Religión en Libertad y Asia News.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.