CREYERON QUE CONSTRUÍAN UN TEMPLO.

Turba musulmana quema 80 casas de cristianos al grito de "Egipto seguirá siendo islámico"

Los musulmanes destruyeron el edificio en construcción, atacaron a la familia propietaria y extendieron la violencia a las viviendas cristianas de la zona. Lanzaron rocas, saquearon e incendiaron otras casas. Pese a que la Policía llegó al lugar, fue incapaz de detenerlos. 

Una turba musulmana atacó e incendió más de 80 viviendas de cristianos al grito de "Egipto seguirá siendo islámico", en la aldea Al-Beida en Egipto, el 17 de junio pasado. La organización International Christian Concern (ICC) denunció indicó que el grupo de fanáticos musulmanes se reunió "debido a un rumor difundido en la aldea de que este edificio se convertiría en una iglesia", cuando en realidad era un vivienda para una familia. "Tras la oración del mediodía, un gran número de fanáticos musulmanes se reunieron frente a la nueva casa de mi primo, Naim Aziz, que se encuentra aún en construcción", sostuvo Mousa Zarif, residente de la aldea en la que hay daños estimados en 56.300 dólares. 

La turba destruyó el edificio, atacó a la familia propietaria y extendió la violencia a las viviendas cristianas de la zona. Lanzaron rocas, saquearon e incendiaron otras casas. Pese a que la Policía llegó al lugar fue incapaz de detenerlos. Los agentes detuvieron a 6 musulmanes, a quienes liberó el mismo día, y a 6 cristianos, que quedaron en libertad bajo fianza tras ser acusados de construir un edificio y rezar sin permiso. El administrador regional del ICC para Asia del Sur, William Stark, denunció que lo ocurrido en la aldea cristiana muestra que los cristianos en Egipto son "tratados como ciudadanos de segunda clase". "Es abominable que las víctimas de estos ataques fueran acusadas de crímenes mientras que los perpetradores continúan disfrutando total impunidad", aseveró Stark. 

Los cristianos no tienen un templo en la aldea, por lo que asisten a celebraciones de la iglesia ortodoxa copta de la Santa Virgen y el Arcángel San Miguel, a 7 kilómetros. "Estaban gritando lemas contra nosotros. Entre estos estaba: 'de ninguna manera habrá una iglesia aquí'. La turba musulmana también interceptó el automóvil de Karas Naser, el sacerdote de la iglesia copta de la Santa Virgen y el Arcángel San Miguel cuando llegó a la aldea. Lo atacaron, pero algunos musulmanes moderados intervinieron, rescatándolo de sus manos y sacándolo del automóvil", afirmó Zarif. 

Fuente: ACI Prensa.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.