EN UN CLIMA DE GRAN TENSIÓN INTERNA.

Suspenden el Sínodo de la Iglesia greco-católica melquita

El Patriarcado greco-melquita informó que sólo se presentaron 11 de los 22 obispos a la apertura del Sínodo, lo que impidió el quórum requerido para iniciar los trabajos. Gregorio III invitó a los prelados que piden su renuncia a un "debate respetuoso, franco y transparente, en un espíritu de diálogo y de caridad" y recordó que "las disputas deben abordarse en la Asamblea sinodal". 

El Sínodo de la Iglesia greco-católica melquita, inaugurado el 20 de junio pasado en Ain Traz, debió ser interrumpido y aplazado a una fecha aún por definir, por el clima de gran tensión interna que se vivió, luego de que la ausencia de varios obispos impidieron que se alcanzase el quórum requerido para iniciar los trabajos en la reunión prevista. 

El Patriarcado greco-melquita informó que de los 22 obispos actualmente en cargo, sólo se presentaron 11 a la apertura del Sínodo. Un grupo de 10 obispos pidió la renuncia del Patriarca católico de Antioquía, Gregorio III, para luego elegir a su sucesor, por las divisiones internas dentro de la iglesia oriental católica de rito bizantino, que tiene autonomía y está en comunión con Roma. El Patriarca invitó a los prelados a un "debate respetuoso, franco y transparente, en un espíritu de diálogo y de caridad", durante su discurso inaugural. 

Tras la postergación del Sínodo, Gregorio III reiteró que "el derecho canónico oriental no contempla la posibilidad de imponer al patriarca la dimisión en contra de su voluntad, y que todas las disputas deben abordarse en la Asamblea sinodal", al recordar las disposiciones propuestas por la Congregación Vaticana para las Iglesias Orientales.  

Fuente: Fides.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.