'SU DESAPARICIÓN SERÍA UNA PÉRDIDA PARA NOSOTROS'.

Proponen a la ONU medidas para proteger a los cristianos perseguidos

El CEO de los Caballeros de Colón, Carl Anderson, propuso en la sede de la ONU cuatro importantes medidas que el organismo mundial debe ejecutar frente al genocidio de los cristianos perpetrado por el Estado Islámico, entre las cuales indicó que el organismo mundial junto con los gobiernos involucrados en la asistencia o las negociaciones en la región, debe defender a las minorías religiosas de la región para que tengan derechos plenos e iguales. 

El CEO de los Caballeros de Colón, Carl Anderson, propuso en la sede de la ONU cuatro importantes medidas que el organismo mundial debe ejecutar frente al genocidio de los cristianos perpetrado por el Estado Islámico, en su ponencia titulada 'Las minorías religiosas tienen el deber indisputable de vivir en su patria: Su desaparición sería una pérdida para nosotros', durante la primera jornada del Congreso Internacional de Libertad Religiosa, organizado por Más Libres y CitizenGo, en Nueva York, que se realiza desde el 28 hasta el 30 de abril.

"El Consejo de Seguridad de la ONU debe poner a disposición de la Corte Penal Internacional a los principales perpetradores del genocidio. Aunque ya existe evidencia sustancial del genocidio, debe ampliarse las acciones para generar documentación adicional antes de que se pierda la evidencia física", indicó como primer medida. "El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados debe realizar las previsiones necesarias para localizar y ayudar a las comunidades como los yazidíes y los cristianos que son el blanco del genocidio. Muchos de estos refugiados temen ir a los campos de refugiados de la ONU", sostuvo en segundo lugar. 

Anderson aseguró que junto con los gobiernos involucrados en la asistencia o las negociaciones en la región, la ONU debe defender a las minorías religiosas de la región para que tengan derechos plenos e iguales, y además, debemos prepararnos para las consecuencias de la liberación del área controlada por los yihadistas. "Podríamos ver otra crisis humanitaria de civiles huyendo del conflicto. Adicionalmente, cuando estas áreas sean liberadas, las víctimas que huyeron o que fueron forzadas a huir, tienen todo el derecho a la ayuda internacional sobre sus propiedades o a compensaciones por ellas. Tenemos una oportunidad única para cambiar las cosas. Nunca antes el mundo prestó tanta atención al sufrimiento de estas minorías", consideró el líder de la institución que invirtió más de 10.000.000 de dólares desde 2014 para ayudar a los cristianos perseguidos en Irak y Siria. 

Fuente: ACI Prensa.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.