FENÓMENO LAMENTABLE QUE NO SE DETIENE.

Otra joven cristiana es secuestrada y forzada a contraer matrimonio islámico en Pakistán

La cristiana Laveeza Bibi, de 23 años, fue secuestrada por dos musulmanes que irrumpieron armados en su casa. "Durante abril, sólo en el área de Kasur, hemos sabido de cinco casos de chicas cristianas secuestradas y convertidos al Islam por la fuerza, obligándoles a casarse con sus secuestradores", denunció el abogado cristiano Sardar Mushtaq Gill, que asiste al padre de la víctima. 

25.04.2016  |  Pakistán  |  Jennifer Almendras.

La joven cristiana Laveeza Bibi, de 23 años, fue secuestrada por dos musulmanes que irrumpieron armados en su casa, ubicada en el distrito de Kasur, en Punjab, después de tomar a la chica y amenazar a los padres, el 14 de abril pasado. Uno de los secuestradores Muhammad Talib obligó a Bibi a contraer con él matrimonio islámico, lo que indica que el fenómeno lamentable de matrimonios forzados posee proporciones inaceptables, dado que tiene cerca de 1.000 casos al año y muchos más que no se denuncian.

El padre de la joven cristiana víctima de un secuestrado con matrimonio y conversión por la fuerza, Sarwar Masih, acudió al jefe de la ONG 'Legal Evangelical Association Development' (Lead), a cargo del abogado Sardar Mushtaq Gill, para pedirle ayuda dado que proporciona asistencia gratuita a los cristianos víctimas de abuso. Masih tras el rapto de su hija intentó realizar la denuncia en la Policía local, pero se negaron a registrarla. Después de la intervención de Gill y un pastor, los agentes tomaron la denuncia en contra de Talib.

"Durante abril, sólo en el área de Kasur, hemos sabido de cinco casos de chicas cristianas secuestradas y convertidos al Islam por la fuerza, obligándoles a casarse con sus secuestradores. A estas chicas se les niega por completo la protección jurídica de sus derechos individuales", aseveró el abogado de Lead, que continuará con su trabajo para asistir y crear conciencia sobre la discriminación y la violencia que sufren las mujeres en Pakistán, en particular de las minorías religiosas cristianas e hindúes, cuyos victimarios quedan impunes. 

Fuente: Fides.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.