"SUPONEN NUEVA FORMA DE ESCLAVITUD".

El Foro de la Familia pide la prohibición universal de los vientres de alquiler en España

El presidente del Foro Español de la Familia, Mariano Calabuig, aseveró que "en los países donde el vientre de alquiler es legal se está produciendo una verdadera explotación de las mujeres más pobres, a las que incluso se les obliga a abortar si el niño viene con alguna enfermedad". 

17.03.2016  |  Mujer  |  Jennifer Almendras.

El presidente del Foro Español de la Familia, Mariano Calabuig, pidió "la prohibición universal de los vientres de alquiler por suponer un atentado a la dignidad de la mujer y del niño que se geste", dado que suponen "una nueva forma de esclavitud", dado que el 17 de marzo en la Asamblea de Madrid se someterá a votación una Proposición No de Ley (PNL) para legalizar esta práctica. La propuesta, presentada por el partido Ciudadanos que va a ser autorizada por el Partido Popular (PP)-con la que incumplirá nuevamente sus compromisos electorales-, solicitará al Gobierno que legalice los vientres de alquiler en el país ibérico. 

"En los países donde el vientre de alquiler es legal se está produciendo una verdadera explotación de las mujeres más pobres, a las que incluso se les obliga a abortar si el niño viene con alguna enfermedad", aseveró el presidente de la asociación. Si se aprueba la iniciativa sobre la mal llamada "maternidad subrogada", España regularía la compra-venta de bebés que se gestan y admitiría por primera vez el alquiler del cuerpo de la mujer, lo que sería un retroceso que permitiría nuevas formas de explotación de las mujeres, especialmente de las que carecen de recursos económicos.

Calabuig recordó que reconocidas feministas, como las filósofas Victoria Camps y Amelia Valcárcel, la jurista Maria Luisa Balaguer o las sociólogas Soledad Murillo y Rosa Cobo, figuran entre las promotoras de un manifiesto en el que consideran que la maternidad subrogada es "éticamente injustificable". "Nos mostramos radicalmente en contra de la utilización de eufemismos para dulcificar o idealizar un negocio de compra-venta de bebés mediante alquiler temporal del vientre de una mujer, viva ésta en la dorada California o hacinada en un barrio de la India. Así es que nos afirmamos en llamar a las cosas por su nombre, no se puede ni se debe describir como 'gestación subrogada' un hecho social que cosifica el cuerpo de las mujeres y mercantiliza el deseo de ser padres-madres", aseveraron. 

Fuente: Alfa y Omega.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.