TENSIÓN ENTRE DELHI Y MOSCÚ.

India niega visado a sacerdote ortodoxo ruso

El padre Seraphym había sido invitado por la embajada rusa en la India para asistir a una oración reservada para las familias de la embajada. Se teme que la repatriación se debe a presuntos intentos de "evangelización".

19.01.2016  |  Ortodoxos  |  VenL.

Aumenta la tensión entre India y Rusia después que la Oficina de Inmigración del aeropuerto de Chennai (Tamil Nadu) ha negado una visa para el sacerdote ortodoxo padre Seraphym. Él había sido invitado por el embajador ruso Alexander Kadakin para asistir a una oración litúrgica reservada para las familias de los empleados de la embajada, pero las autoridades del aeropuerto lo detuvieron cuando desembarcaba del avión y lo enviaron vuelta a Rusia. La sospecha es que las autoridades indias temían un intento de "evangelización".

Sajan K. George, presidente del 'Global Council of Indian Christians', condenó "el comportamiento arrogante de los funcionarios de Chennai. También han impedido que el sacerdote, que quería un poco de comida, fuera visitado por el representante de Rusia. Su actitud viola la Convención de La Haya y podría tener implicaciones para la comunidad india en Rusia".

El incidente que provocó la reacción diplomática de Moscú tuvo lugar ayer por la noche. El padre Seraphym trabaja en el Departamento para las relaciones diplomáticas con los países asiáticos de la Iglesia Ortodoxa Rusa. El sacerdote ha estado de visita en algunos países asiáticos, incluyendo Nepal, Sri Lanka, Vietnam y Afganistán, para dar apoyo espiritual a los diplomáticos y sus familias. Para viajar a la India, donde se había planeado su intervención en una reunión privada, el padre Seraphym ha solicitado una visa de turista, ya que había expirado la de su pasaporte.

Las autoridades de Chennai, sin embargo, le prohibieron la entrada al país con el argumento de que el sacerdote ya había hecho uso de la visa de turista en dos ocasiones, el máximo permitido por la ley de la India a ese documento de viaje. Por esta razón, ellos lo rechazaron y repatriaron. Fuentes del consulado ruso declararon: "La visa del padre Seraphym había expirado y no podía regresar a Moscú para solicitar otra debido al cierre de las oficinas diplomáticas. Trató de explicar el problema, señalando que ya había visitado la India varias veces, pero no ha sido oído".

Los funcionarios rusos han expresado su profunda insatisfacción con el incidente, y declararon que la deportación del líder ortodoxo "va en contra del espíritu de cooperación entre nuestros países". También se ha demostrado que la visa de turista también puede ser usada para fines humanitarios. "Lo que nos preocupa más es que una delegación estuvo presente en el aeropuerto, pero se le impidió encontrarse con el sacerdote y que le dieran comida y ropa de invierno". Y concluyen: "Esta falta de respeto no proporciona nada bueno para el comercio de largo plazo y las relaciones culturales entre nuestras dos naciones".

Fuente: Asia News

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.