DEBEN "LLEVAR UNA VIDA PURA".

Representante de ortodoxos coptos de Alejandría: "La homosexualidad es un gran pecado prohibido por Dios de acuerdo a las Sagradas Escrituras"

En el Sínodo de la Familia 2015 están participando miembros de otras confesiones cristianas, los llamados "delegados fraternos", que el pasado vienes pudieron hablar a la asamblea en el transcurso de la 12ª Congregación General. El Metropolitano Bishoy de Damiette, Iglesia Copta Ortodoxa subrayó que "el matrimonio fuera de la Iglesia no es un sacramento y no es un vínculo sagrado, e impide a la pareja la integración en la vida sacramental de la Iglesia".

20.10.2015  |  Sínodos  |  VenL.

A continuación ofrecemos dos extractos de la intervención del obispo ortodoxo Bishoy de Damiette.

"La primera misión de la iglesia hacia las personas con tendencias homosexuales es explicarles con ternura, tolerancia y convicción que la homosexualidad es un gran pecado prohibido por Dios de acuerdo a las Sagradas Escrituras... En consecuencia, la principal misión pastoral de la Iglesia es animar a estas personas al arrepentimiento guiándolos para llevar una vida pura... Si un miembro de una pareja es homosexual y obliga a la otra a tener relaciones contra el uso natural, la Iglesia no debe obligar a la parte inocente a continuar una relación marital sexual con él o ella, porque esto la perjudica física, fisiológica y socialmente".

"Los que están casados civilmente o se han vuelto a casar necesitan un servicio pastoral que debe ser tolerante y convincente. Debe quedar claro para ellos que el matrimonio fuera de la Iglesia no es un sacramento y no es un vínculo sagrado, y que impide a la pareja la integración en la vida sacramental de la Iglesia".

Fuente: VIS.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.