ANTE EL SÍNODO DE LA IGLESIA CATÓLICA CALDEA.

Afrontan problema de sacerdotes y consagrados irakíes que migran sin consentimiento de superiores

El patriarca católico de Babilonia de los Caldeos, Louis Raphael Sako, afirmó que los sacerdotes y religiosos que escapan de Medio Oriente son "refugiados de lujo", dado que "son los que aprovechan su estatus, sus contactos y los apoyos eclesiásticos para escapar, presentándose como perseguidos y explotando esta etiqueta incluso para ganar dinero".  

21.09.2015  |  Irak  |  Jennifer Almendras.

El patriarca católico de Babilonia de los Caldeos y presidente de la Conferencia Episcopal Irakí, Louis Raphael Sako, pidió ayuda a Francisco, que realiza actualmente el viaje apostólico a Cuba y Estados Unidos, para resolver la controversia eclesial en la que están involucrados desde hace tiempo los obispos y sectores de la diáspora caldea en Norteamérica. Desde hace tiempo, la iglesia caldea afronta problema de presbíteros y consagrados irakíes que migran a Estados Unidos sin el consentimiento de superiores.

Frente a ello, el Sínodo de la Iglesia Católica caldea, que debería comenzar el 22 de septiembre en Ankawa, el barrio cristiano de Erbil en el que se encuentra gran parte de los desplazados de la Llanura de Nínive que huyeron del avance del Estado Islámico, se suspendió y se realizará en una fecha aún no definida, luego de que el Pontífice, pueda ayudar a superar la crisis. En octubre de 2014, Sako publicó un decreto con el que ordenaba que los que se habían exiliado sin permiso regresaran a la base o que se pusieran de acuerdo con sus obispos y con los encargados de las comunidades para la regularización del propio traslado. El Patriarca aseguró que aplicará medidas canónicas disciplinares, inclusive la suspensión del servicio sacerdotal, para quienes hubieran ignorado las disposiciones patriarcales. Un año después, solo dos de los llamados 'clérigos vagantes' volvieron a Irak. El resto, ignorando las disposiciones patriarcales y sinodales, fueron apoyados por el obispo Sarhad Jammo, titular de la eparquía de San Pedro de los Caldeos con sede en San Diego, California. 

Sako afirmó que los sacerdotes y religiosos que escapan del Medio Oriente son "refugiados de lujo". "Son los que aprovechan su estatus, sus contactos y los apoyos eclesiásticos para escapar, presentándose como perseguidos y explotando esta etiqueta incluso para ganar dinero. A veces hay quienes con la palabra clave de la persecución logran poner en pie un negocio sacrílego. Muchos de ellos han escapado de zonas seguras, en donde no hay ninguna persecución, y después han ayudado a toda su familia a encontrar un acomodo cómodo en Norteamérica. Estos 'migrantes de lujo', han traicionado el espíritu del buen pastor. Si hemos abrazado el sacerdocio en estas tierras, nuestra vida ya está dada al Señor, y no debemos pensar en buscar el lujo para nuestro clan familiar", aseveró.

Fuente: Vatican Insider.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.