"PARA EVITAR UNA INVASIÓN".

Qatar, Arabia Saudí, Kuwait, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos se niegan a recibir refugiados

Mientras Occidente se pregunta sobre qué políticas adoptar para responder a la emergencia causada por la guerra, los países del Golfo han cerrado sus puertas a los cientos de miles de inmigrantes que huyen de la guerra en Siria. 

09.09.2015  |  Oriente Próximo  |  VenL.

Arabia Saudí, Bahrein, Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, los más cercanos por sensibilidad, cultura y religión, no quieren por ahora la promoción de políticas de acogida para los refugiados. Asegurarles comida y alojamiento era una solución al problema de ayer, pero hoy el problema es garantizar  a cientos de miles de personas un lugar para vivir.

De los Estados del Golfo no ha surgido una política concreta en términos de aceptación, y sólo algunos trabajadores inmigrantes con permiso de residencia habitual pueden cruzar hasta ahora las fronteras de algunas de esas naciones. Arabia Saudí recibió 500.000 sirios en 2011, cuando estalló la revuelta contra el presidente Bashar al-Assad.

Entre las razones de este cierre estaría el temor de los gobiernos de la región, especialmente Qatar, Arabia Saudí y los Emiratos, de una entrada de potenciales partidarios de Assad dentro de sus fronteras. A esto se añade el peligro de una "posible desequilibrio demográfico" en los países donde las relaciones entre los diferentes grupos étnicos, religiosos y sociales han sido siempre un tema sensible dentro de la maquinaria del Estado.

La idea de miles de extranjeros entrando, sin un trabajo o una fecha para el regreso a casa, es una perspectiva incómoda para los países del Golfo. Por otra parte, la élite gubernativa del área cree que "este lío" no se habría presentado "si Occidente hubiera resuelto hace tiempo la cuestión Assad" y ahora "las demandas de los diplomáticos occidentales son propensas a caer en saco roto".

Mientras tanto, en este momento continúa el trabajo del enviado especial de la ONU para Siria Staffan de Mistura, quien advierte que "si la comunidad internacional no logra en breve" un acuerdo de paz, habrá "muchos más miles de refugiados". El único ganador de este conflicto de cinco años que ya ha causado casi 250 mil víctimas, agregó el diplomático, es el Estado Islámico. "Hasta un millón de personas que viven en el oeste de Siria están potencialmente en riesgo", confirmó, y se podrían agregar a la masa que ya en las últimas semanas están a las puertas de la Unión Europea. Después de 11 millones de personas desplazadas y 4 millones de refugiados, concluye de Mistura, "es el momento de encontrar una solución... de lo contrario no habrá más sirios".

Fuente: Asia News.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.