PARA PURIFICAR LAS CELEBRACIONES CON LAS QUE EL PUEBLO SE EXPRESA.

Cardenal Cañizares crea Comisión Diocesana de Religiosidad Popular

El arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, designó como presidente de la comisión al sacerdote Antonio Díaz Tortajada, quien aseguró que "la nueva comisión de Religiosidad Popular surge con el objetivo de ir ordenando todas las orientaciones que desde la Santa Sede se dieron para poder vivir la piedad popular".

02.07.2015  |  Piedad  |  Jennifer Almendras.

El cardenal y arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, creó la Comisión Diocesana de Religiosidad Popular, que se integrará en la Vicaría de Evangelización del Arzobispado. Cañizares nombró presidente de la comisión al sacerdote Antonio Díaz Tortajada, quien aseguró que "la nueva comisión de Religiosidad Popular surge con el objetivo de ir ordenando todas las orientaciones que desde la Santa Sede se dieron para poder vivir la piedad popular".

"Esta piedad nace del pueblo, es el ánima religiosa que quiere vivir y celebrar la gente sencilla y que quiere acercarse a Jesús a través de realidades pequeñas y elementales, que, además, habrá que purificar, estructurar, potenciar y, en ocasiones, subsanar algunos errores. La religiosidad popular está muy vigente y muy viva en la diócesis y en la Iglesia y en ella se engloban todas las procesiones, celebración de novenas, santuarios, todas las advocaciones marianas y peregrinaciones", afirmó.

Díaz Tortajada sostuvo que pretenden "continuar purificando las celebraciones con las que el pueblo se expresa, para que sigan siendo una catequesis popular frente al peligro que corren, en ocasiones, las hermandades de dejar lo fundamental y quedarse en lo accidental". "Hace falta que ahondemos y sepamos a donde vamos y lo que queremos. Las celebraciones no son sólo parafernalias, no es un carnaval, no es una vida superficial, sino que son expresión de lo más profundo de nuestra vida", aseveró. 

Fuente: Eclessia Digital.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.