"LA EDUCACIÓN MORAL O RELIGIOSA ES TAREA DE LOS PADRES".

Advierten que lobby gay intenta imponer ideología de género en escuelas de Chile

La ONG Comunidad y Justicia alertó que este mes, el cuento infantil 'Nicolás tiene dos papás', elaborado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual para jardines infantes públicos del país, fue presentado ante la Secretaría Regional Ministerial de Educación de Iquique, en el norte de Chile, para motivar su lectura en familias y distribuirlo en establecimientos educativos. 

24.06.2015  |  Género  |  Jennifer Almendras.

El abogado y director ejecutivo de la ONG Comunidad y Justicia Chile, Ruggero Cozzi Elzo, advirtió que el lobby gay intenta imponer ideología de género en las escuelas trasandinas, tras la distribución del cuento infantil 'Nicolás tiene dos papás', elaborado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH) para los jardines infantes públicos del país. Este mes el texto fue presentado ante la Secretaría Regional Ministerial de Educación de Iquique, en el norte de Chile, para motivar su lectura en las familias y distribuirlo en establecimientos educativos de la región.

Desde que comenzó la distribución del texto en 2014, Comunidad y Justicia defendió ante tribunales la libertad de conciencia y el derecho de los padres a educar a sus hijos. "El máximo tribunal chileno nos dio la razón en un asunto muy importante: 'La educación moral o religiosa de los hijos es tarea preferente de los padres, y por lo tanto, son ellos quienes deben decidir cuándo, cómo y qué le enseñarán a sus niños'. La obra debe ser entregada previo acuerdo y a solicitud expresa de la comunidad educativa, sin que su contenido pueda ser impuesto de forma obligatoria", afirmó el director ejecutivo de la ONG. 

Cozzi lamentó que la Corte Suprema no haya exigido mayor fiscalización a la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) para los promotores del cuento. "En la práctica, hoy en día nadie está controlando que los promotores del cuento estén cumpliendo las condiciones fijadas por la justicia. Nadie presume mala fe, pero no fiscalizar a quienes distribuyen el cuento es ser ingenuos. Muchos papás y mamás ni siquiera saben que pueden oponerse a la lectura del cuento a sus hijos. Cuando un organismo estatal impulsa medidas tan contradictorias, sin reconocer su error, quiere decir que el Estado ya no está al servicio de las personas, sino al servicio de una ideología, en este caso, la ideología de género", advirtió.

Fuente: ACI Prensa.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.