31/05/2020 05:56 hs

Francisco | CON LA INSTRUCCIÓN 'SOBRE LA CONFIDENCIALIDAD DE LAS CAUSAS'. | 17.12.2019 00:00

Francisco elimina el secreto pontificio para los casos de abusos

El Pontífice dispuso abolir el secreto pontificio sobre las denuncias, los procesos y las decisiones relativas que afectan a los casos de abusos, y cambió la ley sobre el delito de pornografía infantil, al considerarse delito la posesión y difusión de imágenes pornográficas que involucren a menores de hasta 18 años -antes se fijaba en los 14-. El secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Juan Ignacio Arrieta, indicó que la eliminación del "secreto pontificio" en los casos de delitos de abusos no supone un menoscabo al secreto de confesión. 

data imagen

Francisco eliminó el secreto pontificio en casos de abuso de menores cometidos por clérigos, lo cual se estableció mediante la Instrucción 'Sobre la confidencialidad de las causas', y también cambió la ley sobre el delito de pornografía infantil, al considerarse delito la posesión y difusión de imágenes pornográficas que involucren a menores de hasta 18 años -antes se fijaba en los 14-, el martes 17 de diciembre. 

El Pontífice dispuso abolir el secreto pontificio sobre las denuncias, los procesos y las decisiones relativas que afectan a los casos de abusos, mencionados en el primer artículo del reciente motu proprio 'Vos estis lux mundi'. Además, se establece que sea considerado como uno de los delitos más graves reservados para el juicio de la Congregación para la Doctrina de la Fe "la adquisición o posesión o divulgación, con un fin libidinoso, de imágenes pornográficas de menores de 18 años por parte de un clérigo", indicó 'Vatican News'.

El secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Juan Ignacio Arrieta, indicó que la eliminación del "secreto pontificio" en los casos de delitos de abusos no supone un menoscabo al secreto de confesión. "La Instrucción no tiene ningún tipo de colisión con el deber absoluto de observar el sello sacramental, que es una obligación impuesta al sacerdote en razón de la posición que ocupa en la administración del sacramento de la confesión, y de la cual ni siquiera el penitente podría liberarse", explicó Arrieta, según 'ACI Prensa'.